Miramar derrotó 41 a 37 a Capurro en Infatiles y sumó su segunda victoria en la misma cantidad de partidos designados.

Ignacio García y Marcelo Galli tomaron las riendas del juego que tuvo a la paridad como ingrediente especial. En los primeros minutos de juego Capurro lograba pegar primero de la mano de Federico García. Además Diego Álvarez aprovechaba su velocidad y colaboraba en la corrida de cancha. En la visita Maxi Cossia y Marcos Silva se complementaban de gran forma y por varios pasajes del cuarto se adueñaban del balón cuando los monitos tenían que ir al ataque. Los locales mostraron un lindo juego sobre el final del periodo y se fueron arriba 10 a 7.

En el complemento del primer tiempo los cebritas intentaban dar vuelta el cotejo pero aparecía el capitán de los de la calle Solís Grande. Rodrigo Tejera de a poco agigantaba su figura y con un caracter arrollador impulsaba a sus compañeros a seguir arriba en el score. Capurro aprovechó la extensión de su plantel y le dio minuto a varios jugadores sacando ventaja sobre el rival. Silva se cargó de faltas y vio gran parte del cuarto desde el banco de suplentes. El equipo dirigido por Gonzalo Moraz intentó ampliar la diferencia pero terminó yéndose al descanso largo 19 a 15 arriba.

En el tercer cuarto el conjunto de Marcelo Manicera salió a dar vuelta el score y lo consiguió rapidamente. La visita empezó a colocar el balón debajo del tablero y Cossia fue el gran protagonista en los minutos iniciales. Un rápido 8 a 0 daban vuelta el resultado y de ahí en más los monitos estuvieron por encima de su rival. Tejera veía como de a poco el rival se alejaba y empezaba a tener errores en la conducción del balón. El habilidoso Javian Cardozo tomaba la responsabilidad de llevar la pelota y cumplía con creces su rol. Ignacio Gómez cerraba un gran cuarto para la visita y ayudaba a que Miramar entre a jugar los últimos 10 minutos 29 a 24 arriba.

En el periodo definitorio se repitió lo mismo que en el partido. En el mejor momento de Capurro nuevamente aparecía la dupla Cossia-Silva que traía tranquilidad para los monitos. Sobre el final los locales se acercaron pero una serie de errores al definir le costaron caro y la victoria se fue para Miramar por 41 a 37.

Marcos Silva fue la figura de su equipo y luego del encuentro dialogó con Basquet Total.

Miramar se llevó un trabajoso e importante triunfo del gimnasio de la calle Solís Grande y lo festejó muchísimo: “Siempre es lindo ganar y más de visitante. Tuvimos varios problemas con esta categoría pero supimos sacarlo adelante, llegamos y ganamos el partido sufriendo, de atrás pero por suerte se nos dio”.

Durante el segundo cuarto, Silva vio el partido desde el banco de suplentes debido a la cantidad de faltas que tenía y lo sufrió en demacía: “Se pasan muchos más nervios y más cuando las cosas no salían. La realidad era que quería seguir jugando pero era mejor estar afuera para poder llegar al final. Me tocó estar en el banco pero siempre acompañando y alentando a mis amigos”.

Luego del descanso largo los monitos salieron a quedarse con todo dando frutos la charla que tuvo Marcelo Manicera con sus dirigidos: “El técnico pidió tranquilidad, que no nos volvamos locos. Teníamos que jugar más abajo, buscar las ventajas en el poste por ejemplo y mucho moviemiento del balón”.

Marcos es uno de los pilares y todoterrenos que tiene Miramar y ese rol no le pesa: “Es lindo y lo disfruto. Supongo que significa que lo estoy haciendo bien pero todos aportamos un poco de su fuerte”.

A pesar de que el camino es largo, los monitos se plantean metas claras y aspiran a seguir creciendo: “Poder ganar playoffs de la serie siguiente es nuestro objetivo”.

Rodrigo Tejera, capitán y referente de Capurro, también conversó con Basquet Total luego de la caída como local.

El atlético jugador se notó cabizbajo por el desarrollo y el final del encuentro pero de todas formas son conscientes de que el torneo recién empieza: “La verdad es que fue un golpe duro porque ganamos el fin de semana pasado y veníamos bien. Siempre hay cosas para aprender y mejorar. Hay que ver todo, hoy hubo cosas positivas, más que nada en lo colectivo”.

Capurro desplegó, en varios pasajes del partido, un juego lindo, prolijo y vistoso demostrando que hay mucho entrenamiento de cara a esta temporada: “Se practica muchísimo y hay que tener un poco de suerte también, hay de todo. Pero más que nada es por la unión y confianza que tenemos en el equipo”.

Por momentos Miramar superó ampliamente a los locales jugando debajo del cesto y eso es un incoveniente que ya arrastran de varios torneos atrás: “Es un problema que siempre tenemos, todos los años. Tenemos que mejorar las defensas y las ayudas, lo colectivo está por encima de lo individual. Entonces mejorando eso, fuerza y defensa en el poste, no nos lastiman tanto abajo”.

Capurro logró una victoria en el primer cotejo del certamen pero esta vez vio la derrota. De todas formas el fin es clarísimo: “Nuestro objetivo siempre es divertirnos, eso nos dicen y así lo tomamos. Obviamente que intentamos ganar”.