Romina D’alessandro y María Ángel Santana son dos jugadoras pertenecientes a la categoría infantil de Cordón que dicen presente en la pre-selección U-14 dirigida por Alejandro Álvarez.  Basquet Total habló con ellas acerca de la participación en la pre-selección.

Por Gonzalo Botta

“La experiencia está buena, es lindo estar ahí. No fuimos mucho aún porque por ahora tuvimos dos o tres prácticas. Todavía no arrancó bien pero es totalmente distinto a lo que hacemos en nuestro cuadro, ahí es mucho más avanzado” fueron las primeras palabras de las dos pequeñas que viven y sienten el basquetbol de una manera distinta.
Alejandro “Gallego’ Álvarez es el director técnico del proceso femenino del basquetbol nacional, para ambas el coach “es un buen entrenador“. María tomó la iniciativo y dijo “a mí me gusta mucho” y Romina complementó la pregunta diciendo “es re bien como entrenador y es muy exigente”. Santana se sumó a las palabras de D’alessandro y acentuó diciendo “exige muchísimo”.
Las jugadoras de Cordón son pilares en su equipo y tiene pocos minutos de descanso en el encuentro. A pesar de estar compitiendo con el sexo opuesto, esto no perjudica en el accionar de ambas chicas que pelean todas las pelotas hasta el último minuto “jugar contra hombres es mucho más intenso y se vive de otra manera”. Las chicas dirigidas por Damián Sigales en Cordón, no tienen drama de ir a lidiar el balón ante un chico que lo supera en altura. Eso es un inconveniente a la hora de enfrentarse ante el otro sexo, “contra ellos el físico importa”.
En unos meses la Selección Uruguaya U-14 dirá presente en un sudamericano amistoso y sobre eso las jugadoras albicelestes dicen “queremos estar ahí jugando por Uruguay”.
La relación que llevan Romina y María supera los límites de las canchas y dicen ser mejores amigas. “Estamos todo el día juntas y siempre estamos pensando en basquetbol. Cuando no tenemos práctica pero estamos juntas, inventamos jugadas y después las practicamos”. Tanto dentro como fuera de la cancha las chicas dicen: “nos entendemos perfecto”. 
Al finalizar, luego de tomarse unos segundos para pensar, con esa voz tímida que identifica la inocencia de una chica de 14 años, María añade que lo que más le gusta de este deporte “es el sonido de la red cuando la pelota entra”.