Federico Bavosi fue uno de los puntos altos en la victoria de Malvín sobre Urunday Universitario por 80 a 64 y se quedó con el boleto a la Liga Sudamericana.

Por Gonzalo Botta

El equipo playero logró adueñarse del cupo continental tras quedarse con el Super 4 y a pesar de no ser una de las prioridades este año festejó: “Sabemos que nuestros objetivos empiezan cuando arranquen los playoffs. Comienza la definición de la temporada y ahí calificamos nuestro año pero esto es un torneo corto, importante, había un premio que queríamos ganar, sabíamos que iba a ser una final difícil pero el premio era lindo. Las finales por algo son finales y había que ganarla”.

En varios pasajes del partido el Mono tuvo que ver el partido desde el banco de suplentes. De todas formas en sus minutos en cancha fue un arma clave con su tiro efectivo y su rol de asistidor: “Tengo la confianza plena de todo el cuerpo técnico y de mis compañeros. Hoy por un tema de faltas me tocó ver el partido de afuera por mucho tiempo pero el Pitu entró y lo hizo mejor que yo. Esa es nuestra fortaleza como equipo, cualquiera puede aportar”.

Luego del descanso largo, el conjunto de Pablo López fue arrollador y logró abrir una distancia importante e imposible de revertir para el equipo estudioso. El pedido del director técnico se vio plasmado en el rectángulo de juego: “La defensa tenía que ser fuerte como venía siendo, ellos por suerte no tuvieron un día acertado con el tiro exterior y eso los condicionó. A partir de las diferentes vías de gol que tuvimos esta noche pudimos ampliar la ventajas y llegar al final del partido tranquilo”.

A pesar de conseguir este logró, Bavosi tiene claro que el camino es largo y que la prioridad no deja de ser la Liga Uruguaya: “Malvín no piensa en salir campeón en el campeonato local hoy. Mañana se descansa, se entrena el jueves y ya ponemos la cabeza en Biguá que es un rival durísimo, que ya supo ganarnos, y por eso los partidos van a ser todas finales”.

Siempre es recomfortable obtener un premio y más aún salir a representar al país en un torneo continental: “Jugar la Liga Sudamericana es un premio muy lindo que este año no nos pudimos dar el gusto de hacerlo. Personalmente la extrañé mucho, nos sirve para afianzar el equipo y vivimos experiencias muy buenas cuando nos toca salir al exterior. El año que viene habrá reconocimiento al esfuerzo realizado esta temporada y podremos jugarla”.