Salvador Zanotta vivió una noche de ensueño desde los 6.75 y eso permitió que Hebraica y Macabi se quede con el tercer puesto del Super 4.

Por Gonzalo Botta

Con poco marco público y ambiente a espectáculo deportivo, los macabeos y aguateros se vieron las caras bajo un panorama desolador desde las tribunas: “Sabíamos que iba a ser un partido raro. Leo nos dijo antes de entrar que jugáramos tranquilos con confianza, aprovechando los minutos que nos iba a dar. Creo que hoy todos jugamos un gran partido, supimos aprovechar los minutos y aunque el final fue apretado pudimos sacar la victoria”.

Hebraica aprovechó y le dio descanso a sus figuras más importantes diciendo presente en el rectángulo de juego con la mayoría de sus jugadores sub-23: “Esto sirve para agarra ritmo y más para mi que vengo de una lesión. Te da confianza y nos sirve para prepararnos para lo que viene que son los playoffs que van a ser durísimos”.
Salvador viene realizando una recuperación importante debido a una lesión en su mano derecha y estos minutos de a poco le van dando los minutos de confianzas necesarios para volver a la normalidad: “Me siento bien, creo que puedo dar un poco más fisicamente que todavía me cuesta agarrar el ritmo de juego pero de a poco voy mejorando, hay que seguir trabajando”
El accidente no impidió que Zanotta deje de entrenar y en la noche que pasó demostró que su calidad con el tiro exterior sigue intacta: “A mi me tocó quebrarme la mano derecha entonces empecé a practicar con la izquierda. De a poquito tiraba de abajo del aro y me fui alejando y hoy por suerte entraron todos los tiros practicados” demostrando un espíritu de superación a destacar
Hebraica y Macabi quiere repetir lo hecho el año que pasó y no descuida ningún aspecto para así poder repetir el bicampeonato: “Hay que prepararse seriamente, hay que seguir entrenando duro, descansar bien y alimentarse mejor porque lo que se viene es duro”.