Goes venció de forma angustiante a Trouville 64-60 y estiró la serie a quinto partido.

Plaza de las Misiones repletas, un pueblo a la cancha en busca de la continuidad en la Liga. De Trouville llegó mucha gente y, ambas parcialidades, a su forma, se hicieron sentir en la noche de lunes. Obviamente, la locataria, hizo estallar varias veces el gimnasio a pura garganta.

Comenzó muy desprolijo el encuentro. Los dos confundían velocidad con intensidad. El único que destacaba era Reque Newsome, que con seis puntos le daba la ventaja inicial a su equipo 12-8. En el cierre Fernando Martínez interpretó que los jueces estaban pitando mucho, fue inteligente y sacó faltas. Charquero frenó al nacionalizado y Vázquez se prendió en el final. Goes terminó 17-14 arriba en un cuarto donde Musa de un lado y Matthews del otro cometieron dos faltas cada uno.

El segundo fue el que mejor jugó Trouville. Con Bascou y Hernando Cáceres que elevaron el tono defensivo y aportaron en ataque junto a Izuibejeres. Sin extranjeros el equipo de Tito funcionó a la perfección atrás, hizo bárbaro el balance y marginó a un Goes que no supo atacar la defensa estacionada. De todas formas el rojo no aprovechó para ampliar ante el desconcierto rival. Se fue arriba 35-27 al descanso largo.

El tercero arrancó a pedir de boca para el dueño de casa, con Matthews participativo y Martínez sumando. Parcial de 9-0 para pasar rápidamente por mínima, pero ahí Trouville volvió a meter un 7-0 de la mano de Bascou aprovechando la salida del extranjero rival con cuatro faltas. En los minutos finales hubo muchos técnicos, salió descalificado Bascou que recibió el segundo personal cuando era figura y otro para Martínez en el Misionero. Llegó a pasar el elenco de Ponce por mínima pero un libre de Musa puso tablas al período: 46 para cada lado.

En el último siguieron las manchas, se pitaba todo. Los jueces casi no dejaron jugar. Con una bomba de Musa la visita abrió cuatro. Y desde ahí bajó el goleo y muchas veces estuvieron empatados. Goes nunca pudo pasar, y Trouville no logró quebrarlo. Las ofensivas visitantes las asumía Izuibejeres, mientras que en el local Warner se destacaba tomando segundos tiros ante la poca claridad de sus compañeros. Juego igualado en 60 a falta de 1.07.
Hubo falta sobre Newsome que dejó los dos, en la recarga erró Brian García, pero Vázquez se aferró al rebote de ataque para poner en ventaja a su equipo. La última para Oglive, firme pitazo de Sánchez Varela de doble dribling. El Enano, con 12/12 desde la línea cerró la contienda y desató el delirio del pueblo Misionero, que sufrió, dejó la garganta, y terminó festejando a morir.

Estadísticas oficiales