Olimpia venció a Unión Atlética 95-79 y aseguró la permanencia en primera división.

Marco de público ideal, entradas agotadas en Colón con clima de fiesta para un partido que prometía muchísimo. El descenso estaba en juego y la tensión era tan grande como los casi 40 grados de sensación térmica que ahogaban el aire en la Cúpula.

De parciales 4-0 se hizo el inicio, el primero para el local, el segundo de la visita y nuevamente el dueño de casa volvió a adelantarse en el score. A lo largo de toda la noche no fue perdiendo nunca.
Unión Atlética centró su defensa en defender a Alexander y se cerró bien en la pintura, pero permitió el tiro perimetral donde lastimaron Hornsby y Silvarrey. La máxima llegó a ser de 10 puntos para los de Camiña que manejaron un excelente trabajo defensivo, con Delgado desactivando a Cantón. De todas formas el Tico se fue con tres faltas, la tercera –en ataque- dio sensación de ser defensiva de Giano. En Unión Semiglia asumió demasiado, aun así fue importante en el cierre para descontar con un parcial de 4-0 e irse 25-19 abajo al primer descanso corto.

Demasiado premio para la visita que en el segundo cuarto ajustó mejor en los perimetrales pero sufrió a Alexander en la pintura. Olimpia se notaba más convencido en cancha, hubo buenos minutos de Páez y una bandeja importante de Blazina que atacó con mucha convicción para sacar 9.
Unión reaccionó de la mano de Cantón para colocarse a 5. Hubo un buen ingreso de Matías Martínez para defender, la rotación local no fue efectiva. El azulgrana tomó muchos rebotes en ataque, crecieron Rutty y Giano. Con un triple final de Mazzuchi, cuando Olimpia tenía dos faltas para dar, la UA igualó el juego en 38 y se fue crecido anímicamente al entretiempo.

Tras el descanso largo el local volvió a dominar el score, rápidamente Hornsby y Alexander fueron preponderantes para ganar en tranquilidad. La defensa siguió siendo efectiva, hubo un buen trabajo colectivo que solo pudo quebrar Ángel Varela quien era figura cuando llamativamente Sedes decidió sustituirlo.
La cuarta de Hornsby complicó al local que gozó de un Alexander en todo su esplendor, cargó a Rutty y Cantón, ninguno pudo frenarlo, la figura olimpista fue incontenible para mantener a su equipo arriba 61-57 de cara al último.

Cuarto final donde el dueño de casa dominó. Agarbado desde la conducción hizo un trabajo silencioso perfecto, Silvarrey se liberó y lastimó con sus puntos mientras que Alexander fue un cheque al portador cada vez que recibió la bola. Loriente se sumó a la fiesta con puntos para quebrar definitivamente el encuentro. Una vez que Olimpia sacó 13, la visita no encontró reacción, el nerviosismo ganó en la tribuna mientras que del lado de enfrente era todo fiesta. Transcurrieron los minutos y no cambió la historia. La máquina blanca, con cierta tranquilidad cerró el triunfo y aseguró su permanencia en primera.

Estadísticas oficiales