Biguá venció como local a Trouville por 90 a 69 y escaló a la quinta posición de la Superliga. Los de Villa Biarritz mostraron un gran juego colectivo, con cinco jugadores superando el doble digito en puntos.

Por la 11° fecha de la Superliga se veían las caras Biguá y Trouville, en un duelo que enfrentaba a un equipo que ostentaba un récord de 5-5 en esta etapa del torneo, ante otro que hasta el momento registraba un balance de 2-8, ubicándose en el fondo de la tabla de posiciones.

Los dirigidos por Edgardo Kogan saltaron a la cancha con Juan Cambón, Joaquín Osimani, Richard Chaney, Nicolás Borsellino y Ricardo Glenn. Por su parte, los de Álvaro Tito comenzaron con Juan Galleto, Joaquín Izuibejeres, Justin Giddens, Reque Newsome y Kevin Rogers. La terna arbitral estuvo compuesta por Nelson Infante, Diego Borghini y Martín Pedreira.

El encuentro presentó un comienzo netamente favorable al equipo local, que en los primeros minutos logró robar un par de pelotas en primera línea, que fueron transformadas en puntos a través de Joaquín Osimani, para poner rápidamente un parcial de 15-4. Sobre el final del primer periodo, con un buen ingreso desde el banco de suplentes de Hernando Cáceres, la visita conseguía mejorar en el costado ofensivo, donde había tenido grandes inconvenientes en el inicio del partido, debido al bajo rendimiento de sus fichas extranjeras.

En el arranque del segundo cuarto, los de Villa Biarritz comenzaron a capitalizar la diferencia de talla que tenían en la pintura, culminando la gran mayoría de los ataques en las manos de Nicolás Borsellino y Ricardo Glenn, que fueron determinantes para que su equipo abriera una ventaja de 15 unidades (39-24). Los de Pocitos no encontraban soluciones en defensa, mientras que en el otro lado de la cancha dependían en exceso de lo que pudiera realizar Manuel Romero, que tenía únicamente la compañía de Cáceres. Los primeros 20 minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 44 a 30.

Al iniciar la segunda mitad, los dirigidos por Álvaro Tito intentaron mostrar otra actitud, sobretodo en el aspecto defensivo. Sin embargo, seguían teniendo grandes problemas a la hora de anotar, siendo en ese momento Reque Newsome la única vía clara de gol. Mientras tanto, los de Edgardo Kogan veían como Glenn llegaba a su tercera falta personal, lo que provocó que el pívot tuviera que salir de la cancha, dejando a Richard Chaney como principal exponente ofensivo. Al finalizar el tercer periodo, los de la calle Vázquez Ledesma tenían a su favor una diferencia de +16, que les permitía encarar el cierre del juego con cierta tranquilidad.

En los primeros minutos del último cuarto, apareció la figura excluyente de Rodrigo Brause, que con diez puntos de manera consecutiva, le daba a su equipo la posibilidad de sacar una ventaja superior a las 20 unidades, que terminaba de cerrar el partido a favor del “Pato”, cuando aún restaban 8:32 por jugar. Los últimos minutos estuvieron absolutamente de sobra y sirvieron únicamente para que ambos entrenadores pusieran en cancha a varios juveniles, que tuvieron la chance de cerrar el encuentro en el rectángulo. Finalmente, Biguá se quedó con la victoria por 90 a 69 y de esta manera ascendió a la quinta posición de la Superliga, dejando a su rival de turno en el fondo de la tabla de posiciones.

En el ganador se destacó la actuación de Joaquín Osimani, que convirtió 18 puntos, bien acompañado por Ricardo Glenn con 17 tantos y 14 rebotes. Por el lado del perdedor, Hernando Cáceres aportó 24 unidades y 8 rebotes.

El próximo partido de Biguá será el viernes, visitando a Malvín en la Avenida Legrand, mientras que ese mismo día, Trouville recibirá a Urunday Universitario en su gimnasio de la calle Chucarro.