Tras algunas fechas con un solo extranjero, Malvín ya cuenta con LaQuinton Ross, que jugó ante Larre Borges y pese a la derrota, parece cumplir con las expectativas.

Tras el pasaje de algunos foráneos por la Avenida Legrand, finalmente parece que decidieron traer a uno que se quede hasta el cierre del torneo. Ese es el caso de LaQuinton, de prometedor debut en el playero.

Si vemos las estadísticas en frío, Ross convirtió 11 puntos, bajó 6 rebotes, propinó 3 asistencias, recuperó 4 balones y cometió 4 infracciones. En sus 27:55 minutos de juego, Malvín convirtió 58 puntos, recibiendo 55, convirtiéndose, junto con Hatila en los únicos que culminaron el partido con saldo positivo, en su tiempo en cancha.

Pero el norteamericano fue y demostró más que solo números. Jugó en la pintura junto con Hatila, dándole a Ryan Pearson la oportunidad de jugar en su posición por naturaleza, algo que en los últimos partidos no había podido hacer ya que el juego interno quedaba desatendido por momentos. Al hacer esto, Ryan mejoró los tiros convertidos  y seguramente lo continúe haciendo.

En cuanto a modalidad de juego, es un jugador versátil, si bien lo que hace mejor es tratar de buscar espacios para penetrar, demostró saber revertir el balón de gran manera, arrastrando la marca y dejando a los tiradores libres en el perímetro, para aumentar las conversiones desde los 6.75.

En cuanto a la defensa, sin dudas es un jugador del estilo de Malvín, firme y aplicado a la hora de marcar. Ante Larre tuvo la difícil tarea de bloquear a Young por momentos, y la cumplió de gran manera con una defensa sumamente apretada en la que no se despegaba de Anthony.

En líneas generales, Ross se entiende a la perfección con Pearson como compañero de dupla, y a su vez hacen una buena labor con Passos. Si bien es cierto que por momentos abusa del tiro exterior, y sale de la pintura para tratar de convertir desde lejos –donde ayer tuvo malos números-, dejando desprotegido ese sector y perdiendo rebotes, la mayoría del tiempo es un gran apoyo para el playero.

Con su llegada, el equipo va a poder ofender más cómodo en posesiones largas, permitiendo jugar un poco más desde el perímetro y buscar espacios dentro. Desde la defensa dará una gran mano, si bien anoche se cargó de faltas, será cuestión de acostumbrarse hasta que esas infracciones pasen a ser pelotas recuperadas.