Cordón venció en su casa a Sayago por 99 a 93 y le dio una alegría a su gente, a su vez casi que decretó el descenso de su rival de turno.

Con el dueño de casa descendido y Sayago casi sin chances de mantenerse categoría, el clima del partido pasó a ser el de un amistoso, pero con una hinchada sola. Los encuentros que jugarlos y así fue que los de Pírez, para cumplir con su gente, saltaron al rectángulo de juego con Maximiliano Cervi, Agustín Acosta, Timothy Jennings, Agustín Amaral y Juan Guerrero. Sayago, en busca de un milagro que parece inalcanzable, lo hizo con Matias Lado, Gerardo Fernández, Anthony Danridge, Trevante Drye y Damián Mujica.

Entre el calor infernal que azotó a la ciudad de Montevideo en la jornada, Richard Pereira lanzó la naranja al aire y dio inicio a un encuentro que se desarrolló según lo esperado. Poca defensa y ofensivas rápidas hicieron un juego que pintaba goleado. El “rojo” con Drye y Mujica en la pintura hacía negocio y abría una luz sobre el albiceleste, que con el ingreso del pibe Enzo Arellano colocando siete unidades y trasladando el balón de gran manera, culminó el primer cuarto ganando 23-21.

Los segundos diez minutos fueron sucios, Perdomo decidió comenzar a rotar el plantel y darle minutos a los más jóvenes, jugándole esto una mala pasada. Sin ideas claras de juego por parte de su rival, el local aprovechó para defender un poco más firme y correr la cancha, para sacar siete puntos de renta promediando el chico. El reingreso de Danridge fue determinante y tras minuto del “Gato”, sus dirigidos se plantaron en zona y corriendo la cancha colocaron un 9-0 para pasar a ganar nuevamente. Acto seguido, bombas de Cervi y Acosta le dieron aire a los de la calle Galicia, que gracias a eso se fueron el descanso largo 44-42 arriba.

El arranque del segundo tiempo fue parejo. Cordón parecía ser quien llevaba los hilos, con Jennings decidido a la hora de atacar el aro mantenían la diferencia. Inmediatamente Trelles ingresó a defender al extranjero nacionalizado y marcó la diferencia. Sayago volvió a correr la cancha con sus foráneos y pasó al frente. El partido en ese momento entró en un pozo en el que niguno pudo salir. Posesiones cortas, juego “a lo loco”, pases que terminaron en las bandas y tiros poco eficientes fue algo de lo que se vio en el Zito Barrella. Terminando de mejor manera y ejecutando mejor los sistemas, la visita terminó el tercer período ganando 67-63.

La tónica de cara al cierre fue la misma, el encuentro era una doma, ninguno sabía a que jugaba y solo aprovechaba los errores del rival para convertir. En este aspecto fue el rojo quien se vio favorecido y con la eficiencia de Danridge, sacó ocho unidades promediando el cuarto final. Cuando todo pintaba para el visitante, que estaba mejor en cancha, la intensa defensa al hombre y una sinfonía de triples por parte del albiceleste sentenciaron un 11-2 para cambiar el liderazgo en el electrónico. Tras un minuto pedido por Horacio Perdomo, Cordón amplió la diferencia a seis, con 2:16 por jugar, dejando sin respuesta a los de Ariel y la vía que marraron tres libres que los pudieron haber acercado. Una infracción de Hernán Fitipaldo y posterior técnico al banco le dieron al dueño de casa ocho de diferencia para empezar a cerrar el encuentro. Sin mayores problemas y ayudado en los tiros errados de su rival desde los 6.75, el albiceleste le dio una alegría a su gente ganando por 99-93.

En quien triunfo se destacaron ampliamente Timothy Jennings y Juan Guerrero con 29 y 28 puntos respectivamente. En quien fue derrotado el goleador fue Anthony Danridge con 34 unidades, secundado por Drye con 25.

Estadísticas oficiales