San Lorenzo con presencia de Mathias Calfani, derrotó 91-76 a Weber Bahía y se afianza cada vez más en la tabla de posiciones.

El comienzo fue mejor para la visita que con una defensa firme provocó los errores del rival, permitiendole correr la cancha y convertir doble fáciles. El “cuervo”, trabajando un poco más las ofensivas lograba anotar de todas formas, mantentiendo la paridad en el electrónico. Sobre el cierre del primer chico, con Lucio Redivo inspirado desde los 6.75, y Anthony Johnson en la pintura, los dirigidos por Ginobili culminaron 25-22 arriba.

Para el segundo período las cosas cambiaron, un buen ingreso de Mathias Calfani, convirtiendo, bajando rebotes y asistiendo en alguna oportunidad quebraron una sequía de tres minutos del azulgrana. A partir de allí el dueño de casa fue victima de infracción en reiteradas oportunidades, y no las desaprovechó, pasando y terminando el primer tiempo arriba por mínima, 40-39.

Luego del descanso largo, el partido fue entretenido, de ida y vuelta, intercambiando puntos y rotando en la delantera. Hasta que restando 6:20 para el final del tercer cuarto todo cambió. En Weber comenzaron los errores, tanto en tiros, como en pases y San Lorenzo no perdonó, un 12-0 los dejó arriba por 11 y dominando tranquilamente el juego. Los terceros diez minutos finalizaron 63-54 para el local y le daban aire. El elenco de Bahía Blanca quedó sin respuestas y Fitch junto con Deck, con buenos minutos ambos, sentenciaron la historia sacando la máxima de 23 unidades. La visita “maquilló” el tanteador sobre el final, siendo de 91-76 para el cuervo.

Nuestro compatriota jugó 16:53 minutos, donde anotó 6 unidades (2/2 T2, 2/4 TL), bajó 7 rebotes y asistió en una oportunidad.

Ahora el azulgrana no tendrá actividad local hasta luego de la Liga de las Américas, donde debuta el viernes 3 de febrero ante Bucaneros por el grupo C, serie que comparte con Hebraica Macabi.