Nicolás “Tito” Borsellino fue uno de los pilares anímicos en los que se sostuvo la agónica victoria de Biguá 90-89 sobre Malvín, y una vez finalizado el encuentro dialogó con Básquet Total.

Por Matias Fabregat

Con las emociones aún a flor de piel comenzó diciendo: “La verdad que muy contento por los compañeros, tremendo esfuerzo hicimos. El primer tiempo jugamos muy mal, más bien en defensa y pese a eso nos fuimos siete abajo. Pero la rebeldía del equipo en el segundo tiempo fue tremenda”.

A la hora de buscar la clave para la remontada del “Pato”, expresó: “Supimos encontrar a cada jugador en su momento de la noche, es importante darnos cuenta en que momento está cada uno encendido, así cargamos abajo y jugamos bien la pelota, pero la clave fue la defensa. El primer tiempo fuimos un desastre y fue la defensa que luego nos permitió soltarnos un poco más en ataque”.

Pese al gran segundo tiempo, Biguá debió esperar a la ultima pelota para poder festejar: “Este final no lo esperábamos porque pensamos que lo habíamos cerrado faltando 40 segundos con mis libres y no fue así, así que fue una muy importante victoria”.

“En la Super Liga todos los partidos están muy peleados, ganas uno y te vas para arriba, perdés otro y te vas para abajo. Creo que merecíamos más ya con Trouville y Urunday, pero bueno, esto es basquetbol. Ojalá ahora podamos agarrar una rachita, porque hasta ahora estamos ganado uno y perdiendo uno”, analizó Borsellino la actualidad del campeonato donde su equipo consiguió la tercera victoria en cinco encuentros.  

Para finalizar habló sobre lo que se viene: “El partido con Hebraica en Tabaré va a ser muy importante, pero igual sabemos que tenemos que mantener la localía en la Super Liga y si podemos robar algún puntito afuera, esa es la idea. Vamos a ir con todo para seguir sumando”.