Colón venció a Reducto en cancha de Yale por 92-61 y cumplió con su tarea a la espera de lo que sucedía en Lagomar donde no se le dio el resultado esperado ya que triunfó Auriblanco.

El equipo de San Martín y Fomento fue amo y señor del rectángulo de juego durante los 40 minutos y eso se vio reflejado en el electrónico a lo largo del partido.

Quien oficio de local, dirigido técnicamente por Diego Palacios, comenzó jugando con Santiago De Gouveia, Federico Della Mea, Diego Silva, Camilo Colman y Martín López. Por su parte, el “celeste” de Álvaro Reinaldo inicio con Lucas Bosca, Rodrigo Arrúa, Nicolás Villafán, Lucas Masaffero y Carlos Marchelli.

De arranque, Colón marcó la cancha con un parcial de 8-0, Reducto no le encontraba la vuelta a un partido que dominaban Della Mea y López en la pintura. Si bien los visitantes estuvieron arriba por un lapso del partido fue lo menos que pasó, la salida del oriundo de Capitol Bosca fue determinante para que su juego cayera en un pozo. A pesar de que Mateo Rodríguez tuvo un buen ingreso, la salida del 10 complicó a la visita y de eso se aprovechó Colman que con corridas varias y anotaciones en la pintura generó que su equipo se fuera 10 arriba, 26-16 ganaba Colón.

En el segundo prácticamente se sentenció el partido, los ingresos del “Tormenta” Leandro Pintos y Mateo Pose quienes aportaron goles en la pintura y el perímetro respectivamente además de el gran trabajo defensivo que realizaban junto al resto del equipo. La visita no le encontraba la vuelta y hacía variantes donde encontraba a un inspirado Nicolás Ijés, a pesar de todo, Palacios también realizó variantes y mandó a la cancha a Andrés Rodríguez quien entró intratable desde la zona de tres puntos y también con penetraciones varias que complicaban una defensa “celeste” que era fácilmente vulnerada. La diferencia fue de 18 puntos al descanso largo, 54-26 ganaba el elenco de Palacios.

Ya en el tercero prácticamente no hubo partido. De Gouevia con corridas, los triples de Rodríguez y el buen juego de López, Colman y Pintos en la pintura eran determinantes para lentamente empezar a cerrar el partido. En los últimos minutos, Diego Silva fue determinante con puntos varios junto a Mateo Pose para que el elenco que oficiaba de local se fuera arriba 70-43.

El cuarto restante prácticamente sobró, el DT de Colón mandó a la cancha a los botijas, así fue como los hermanos Marote (Agustín e Ignacio) y Nicolás Plavan vieron sus minutos con el equipo de primera. Los de la “Esquina del Movimiento” continuaron dominando en todo el partido y con el “Tormenta” Pintos como goleadores terminaron cerrando un juego a su favor el cual dominaron de punta a punta.

El elenco de Diego Palacios cumplió con su tarea y se quedó escuchando lo que pasaba en Lagomar que lamentablemente para ellos no fue una buena noticia.