Auriblanco derrotó a Reducto por 99 a 90 en un partido parejo de comienzo a fin, en su casa. Con esta victoria el equipo papal sigue siendo el líder indiscutido del certamen y depende de sí mismo para su coronamiento como campeón de la Divisional Tercera de Ascenso.

 Por Gonzalo Botta
La naranja fue lanzada a las 21.15 bajo la atenta mirada de la terna compuesta por Galli, Cabrera y Borges, que cumplieron su labor a pesar de las quejas de ambos equipos.
Por el local saltó a la cancha el clásico quinteto formado por Facundo Sánchez, Andrés Piñeiro, Andrés Jones, Álvaro Taibo y Nicolás Juan mientras que el director técnico celeste, Álvaro Reinaldo, paró a Rodrigo Arrua, Lucas Bosca, Mateo Rodríguez, Carlos Marchelli y Leandro Bentancur.
En los primeros minutos de juego, la paridad entre ambos equipos fue el condimento que sobresalió en el menú de la noche. En la mitad del cuarto llegó el primer triple proveniente de las manos de Piñeiro y de ahí en más, los locatarios crecieron enormemente. Llegaron otros tres puntos por intermedio de Taibo y la poca gente presente, de a poquito empezaba a pensar que el papal dormía una noche más siendo el líder absoluto. En el mejor momento del dueño de casa llegaron las imprecisiones y Reducto igualaba el encuentro a falta de cuatro minutos para la finalización de los primeros diez. La visita siguió por la senda la cual estaba atravesando y terminó el primer período 20 a 17 en el marcador.
En el complemento del primer tiempo Auriblanco salió a quedarse con el encuentro basando su juego en Piñeiro pero la respuesta de Reducto no se hizo esperar. El celeste buscaba a Bosca y respondía. Además Rodríguez encestó un triple y la visita estiraba la diferencia a 9 unidades. Rápidamente el papal mandó a la cancha a Cristian Book y las ofensivas empezaron a pasar por las manos del interno. El corpulento jugador usaba su físico para ir al juego de contacto y los papales se ponían a una pelota a falta de seis minutos para el descanso. Además del juego interno, Book se abrió y encestó un triple, el cual los dirigidos por Rabino tomaron como motivación ya que con un rápido 7 a 0 pasaron por 6 unidades a falta de 2:41. Emiliano Suárez y Sánchez se encargaron de cerrar el primer tiempo mandando a su equipo al descanso estando 44 a 37 arriba en el marcador.
El tercer cuarto comenzó goleado para ambos equipos. En el local, Book continuó con la mano caliente mientras que el ingreso de Rodrigo Pochelú le dio dinamismo y explosión al papal. En la visita los tiros de Rodríguez y de Nicolás Villafán eran eficaces. El mano a mano entre Jones y Marchelli era cada vez más fuerte en la lucha por el balón en la zona pintada. El celeste encontraba goles fáciles, corría la cancha y la cara de Rabino se transformaba. se convertía en figura pero era el único que obligaba a los locales. Auriblanco movía el balón y de la mano de Book nuevamente caían dos triples para abrir 9 puntos de diferencia. Sobre los minutos finales Reducto mejoró notoriamente pero nuevamente reaccionaron a tiempo los de la calle San Juan y Princivalle, entrando a jugar los últimos diez minutos 72 a 63 arriba en el marcador gracias a una bomba de Suárez sobre la chicharra.
Los últimos minutos del cotejo tuvieron a un Suárez encendido, que con un 6-0 personal generaba que su equipo saque 12 puntos de diferencia. Motivado por el arranque el papal siguió expreso y sacó 15 puntos a falta de 7 minutos para la finalización del cotejo. Reducto se encontraba perdido en el campo de juego y la poca parcialidad local se empezaba a ilusionar con un nuevo triunfo. La visita logró acortar la diferencia y se puso a 6 a falta de tres minutos pero nuevamente Suárez volvía a darle aire fresco a toda la afición papal. 99 a 90 fue la victoria de Auriblanco sobre Reducto, que hasta la próxima fecha el equipo papal descansa de forma solitaria en la cúspide de la tabla.