Su madurez y determinación lo han hecho crecer exponencialmente.  Un gran proyecto de Trouville que, en cada oportunidad que tiene, demuestra sus grandes condiciones. Promesas presenta a Manuel Mayora.

Nombre:             Manuel Mayora

Edad:                    18 años

Puesto:                Base

Altura:                 1.85

Club:                     Trouville

 

 

¿Cómo empezaste a jugar al básquetbol?

Arranqué cuando tenía 8 años, porque fui a ver a un amigo que jugaba en Trouville y me gustó.  Él me invitó a practicar, empecé en la escuelita y fui creciendo de categoría, siempre en Trouville.

 

¿Qué Entrenadores tuviste en Formativas que te hayan marcado?

El primero que tuve fue Rafael Tróccoli, que para mí es un enorme formador de jugadores en esas edades.  Después tuve a Juan Manuel González ya siendo Infantil, y me ayudó mucho a crecer.  Tuve un tiempo a Facundo Castro, y después Augusto Pons, que fue el que más me marcó en estos últimos años.  Fue el que me dio la oportunidad de jugar en categorías más grandes, me dio la confianza de jugar en Sub 23, y se preocupó por mí haciendo trabajos aparte.  Estoy muy agradecido.

 

¿A qué edad decidiste que querías ser profesional?

Desde chico me gustaban los deportes y tenía la idea de que me quería dedicar a alguno, aunque no sabía a cuál porque jugaba a varios.  Cuando me dediqué al básquet, vi que me gustaba mucho.  Ahí empecé a ver NBA y otras ligas, me empezó a gustar cada vez más y a los 13 o 14 decidí que quería ser jugador de básquetbol.

 

¿Cambiaste algo de tu rutina o forma de hacer las cosas desde entonces?

Las ganas siempre las tuve, pero cambié más en la parte “no visible”.  Empecé a cuidarme en las comidas, a descansar mejor, a trabajar todos los días al 100% para llegar.  Cuido de no enfermarme, intento evitar todo lo que me impida jugar o no rendir al máximo. Entreno todas las prácticas como si fuera la última.  Me voy poniendo objetivos y trato de cumplirlos, intentando dar siempre un poquito más.  Estoy completamente decidido a ser jugador de básquetbol.

 

¿Cuáles son tus principales características como jugador?

Juego como base, y me considero principalmente un armador, no tanto anotador.  Me gusta mucho asistir, ordenar al equipo, sentir que el equipo juega bien.  No me preocupan mis puntos, me gusta brindar juego, que el equipo tenga movilidad y funcione bien, para poder ganar.

 

Estuviste en  procesos de Selección también.  ¿Cómo fue? ¿Qué te sumó entrenar ahí y jugar un Sudamericano?

Me sumó mucho ver el nivel de los otros países, compararnos y saber que estamos lejos y es necesario trabajar mucho si queremos ganar algo internacionalmente, pero también para mejorar como jugadores.  Al entrenar con los mejores de la generación, las prácticas son de mejor calidad, te obliga a dar más para ganar tus minutos.  Me sumó experiencia y nivel, fue muy lindo ser parte de eso, aunque el resultado no haya sido el que queríamos.

 

¿A qué edad empezaste a entrenar con el Primero de Trouville?  ¿Qué diferencias notaste ahí?

Empecé a los 17 años, siendo Cadete.  Se siente el cambio, sobre todo en la intensidad, y la responsabilidad que genera estar en un plantel de Primera.

 

¿Cómo fue tu debut en la Liga? 

Mi debut fue especial porque fue junto con Juani Ducasse, que es un amigo y compañero de toda la vida.  Fue un partido contra Olimpia, fue inolvidable, estaba muy nervioso antes de entrar porque era algo totalmente nuevo.  Además entré y jugué con mi hermano (Martín Mayora), y eso también fue inolvidable.  Después que entré me olvidé del mundo y traté de hacer las cosas bien.  Fue algo muy lindo.

 

¿Te cuesta el cambio de rol entre Juveniles y Primera?

El cambio de rol no lo sentí tanto porque, al no caracterizarme por anotar, sino por armar el juego y asistir, que es lo que más me gusta, en Primera tengo que hacer algo similar.  No voy a entrar a anotar, porque para eso hay jugadores más experientes.  Tengo que entrar a defender y organizar el juego, que son mis características.

 

Siendo muy joven fuiste determinante en llegar a la final del TNS23 este año.  ¿Cómo viviste este torneo? 

Había jugado un par de Torneos Sub 23 antes, pero este año me sorprendió el rol que me dieron en el equipo.  Augusto (Pons) me puso como titular y me dio la confianza, con 17 años.  No me imaginé que íbamos a llegar tan lejos, pero con el pasar de los partidos estábamos cada vez mejor.  Fue una lástima no poder ganarlo, porque era un grupo increíble.  Personalmente me sentí muy bien jugando, fue espectacular, y agradezco la confianza que me dieron.

 

¿Cuáles son tus próximos objetivos?  

Hoy día un objetivo sería ser campeón en juveniles, que me gustaría lograrlo antes de terminar mi etapa en Formativas.  Otro objetivo, en realidad más importante, sería poder tener minutos en Primera.  Por suerte algunos compañeros de generación han tenido oportunidades y me gustaría también tenerla, jugar minutos de calidad para ir creciendo de a poquito.

 

¿Quiénes son tus referentes en el básquetbol? 

No hay un jugador que diga, quiero ser igual a él.  Soy un apasionado de la NBA, me fascina San Antonio Spurs y Tony Parker me encanta.  Trato de aprender, hacer algunas cosas que él hace.  Si tengo que elegir uno, sería él.