Trouville derrotó como local a Hebraica y Macabi en cifras de 86 – 75 y quedó con récord positivo en el torneo, encaminándose a entrar entre los ocho mejores.

Varias fueron las ausencias en ambos equipos para este compromiso. El local no contó con Joaquín Izuibejeres que se mantiene con percances debido a una fisura en el pie que lo tiene a maltraer hace varias semanas, además de la baja del jamaiquino Kevin Young, que sufrió un desgarro que lo deja al margen por aproximadamente un mes.

Del otro lado, Salvador Zanotta no fue parte del plantel debido a su fractura en la mano derecha que lo dejará sin actividad por tres meses, mientras que Luciano Parodi, a pesar de haber estado cambiado, no se encontraba al cien porciento por lo que no vio acción, hasta el tercer cuarto.

El rojo de pocitos comenzó el cotejo con Manuel Romero, Claudio Bascou, Johwen Villegas, Hernando Cáceres y Reque Newsome. Por su parte, el conjunto macabeo saltó a la cancha con Pierino Rusch (primera titularidad como mayor), Leandro García Morales, Michael Hicks, Sebastián Izaguirre y Jaime Lloreda.

El arranque del juego fue favorable para el elenco de la calle Camacuá que encontró un rápido parcial de 7-0 de la mano de García Morales y sus dos extranjeros, especialmente, Hicks, ya que dañó bastante con sus ataques al aro. Quién sacó la cara por Trouville en ese comienzo fue el “Rana” Bascou, que puso los primeros nueve puntos de su equipo para volver a ponerlo en partido. Sin embargo, Hebraica empezó a lastimar con las corridas de la mano de un inspirado Hicks y el apoyo de Leandro. Otro que dio una buena mano desde su ingreso fue Jimmy Boston para que la visita se lleve el primer cuarto por 25 – 21.

La tónica en el amanecer del segundo período fue totalmente diferente. Los dirigidos por Álvaro Tito entraron mucho más intensos en defensa, ajustando en el perímetro y tratando de doblar permanentemente cuando la pelota caía en manos de Lloreda. De esta forma, y con una buena mano de Alex López desde el banco, junto a Newsome con chispazos de buen básquet, le dieron la chance al local de tomar las riendas del juego. Pero, Macabi de a poco se fue acomodando en el rectángulo de juego y con un gran nivel de Leandro García Morales descontó la desventaja e incluso llegó a pasar en los instantes finales con algo del panameño Lloreda para irse al descanso largo en cifras de 43 – 40.

Complemento en marcha, al igual que el mejor pasaje de los conducidos técnicamente por Leonardo Zylbersztein en lo que a básquetbol se refiere. Muy buenas secuencias de pases previos a tomar cada lanzamiento le permitieron desacomodar la defensa locataria y sacar la máxima de 12 puntos en el electrónico. Cuando todo iba viento en popa para el macabeo, se da la desafortunada lesión de Izaguirre que lo dejó al margen del resto del compromiso. Aparentemente, sería solo un golpe en su pie izquierdo, aunque mañana conocerán la gravedad del mismo. Este factor, fue determinante para que Trouville se pueda volver a colocar en juego gracias a los aportes de Cáceres y López que con sus triples se pusieron a solo cuatro puntos. Con doble de Boston sobre el cierre, el hebreo se fue arriba 63 – 57 en el tercer cuarto.

El período final fue enteramente para el rojo de pocitos que fue muy inteligente y aprovecho todas las falencias que mostró el último campeón en materia defensiva. García Morales jugó muy ofuscado y eso fue netamente perjudicial para el macabeo. A su vez, Hicks se fue apagando y los de Chucarro no dejaron pasar la posibilidad. Romero en gran nivel, López acompañando permanentemente, los primeros (y únicos) puntos de Villegas y buenas defensas le permitió a Trouville ser dominador del cotejo y llevarse el mismo por 86 – 75.

Los más destacados en el local fueron Alex López con 18 puntos y Hernando Cáceres con 15. Mientras que en la visita, los goleadores fueron Leandro García Morales con 21 unidades, seguido de Jaime Lloreda con 14.

La terna arbitral, de aceptable tarea, estuvo compuesta por Andrés Bartel, Ricardo Olivera y Julio Dutra.