Juventud en infartante final le ganó a Auriblanco en tiempo sumplementario Las Piedras por 85 a 84 tras igualar en 75. Más allá del buen triunfo pedrense, el punto fue festejado por Colón que queda más cerca del ascenso directo.

Por Julio Macchi

Juventud inició el juego con Diego Pratto, Gabriel Sánchez, Leandro Gamón, Ignacio De León y Agustín Couto; mientras que Auriblanco saltó a la cancha conformado por Rodrigo Pochelú, Andrés Piñeiro, Nicolás Juan, Álvaro Taibo y Andrés Jones.

El primer cuarto fue muy parejo, con Pratto comandando el ataque pedrense y Piñeiro haciendo lo propio en el papal. Fue tal la paridad que no se sacaron ventajas al cabo de los primeros 10 minutos: 17 iguales.

El segundo chico mantuvo dichas características, y culminó con una monumental bomba desde atrás de la raya central (contra el banco de suplentes), al borde de la chicharra de Agustín Couto para irse al descanso largo arriba Juventud por 38 a 36.

La paridad siguió marcando presencia en el trámite que cada vez se hacía más intenso con más impresiciones en ambos ataques. Al último cuarto entraron 57 a 54 con Juventud arriba pero con el fantasma de los malos cierres de partido y un equipo papal que podía aprovechar eso en busca de seguir a un punto del lider Colón.

Tal es así que ninguno la metía en los últimos minutos, y Auriblanco dispuso de dos libres a falta de cuatro segundos con el partido empatado en 75. Pero falló ambos lanzamientos Nicolás Juan y la resolución se fué a tiempo suplementario.

En el alargue pudo ser de cualquiera; allí apareció de nuevo Agustín Couto con dos triples, el último para pasar a ganar a falta de dos segundos. Sin embargo en la última pelota Andrés Piñeiro sacó una falta y dispuso de dos libres, que debía colocar sí o sí, ya con el reloj en cero, para forzar otros cinco minutos; pero falló el primero y Juventud desató el festejo.

Enorme punto del Juve 85 -84 que repercute directamente en San Martín y Fomento.

El goleador pedrense fue Agustín Couto con 26 puntos seguido de Diego Pratto con 23. Mientras que Andrés Jones colocó 22 en el papal.

El trío arbitral estuvo compuesto por Andrés Bustelo, Nicolás Revetría y Walter Borio.