El jugador más joven de los que tienen minutos en Liga, es oriundo de Bohemios y hoy día defiende los colores de Welcome.  Promesas presenta a Facundo Terra.

Nombre:             Facundo Terra

Edad:                    18 años

Puesto:                Base/Escolta

Altura:                 1.88

Formación:        Bohemios

LUB 2016-17:     Welcome

 

 

¿Cómo empezaste a jugar al básquetbol?

Arranqué para ir al club, porque nos mudamos y Bohemios nos quedaba cerca, para hacer deporte y piscina.  Empecé básquetbol en la escuelita a los 6 años, y seguí avanzando hasta ahora.

 

¿Qué entrenadores has tenido que te hayan marcado en Formativas?

Primero y principal Pablo Protto, que fue el que promovió todo enseñando las cosas básicas del deporte y toda la técnica individual.  Después tuve a Diego Frugoni, Germán Fernández y ahora a Marcelo Capalbo.  A este nivel ya no se requiere tanta técnica individual sino aprender de las situaciones que pasan en los partidos.  El que más me marca ahora es Marcelo (Capalbo) porque me metió más de lleno el básquetbol profesional y además compartimos puesto de juego y me ha enseñado cosas que él vivió.

 

¿En qué momento empezaste a pensar en que esto podía ser una carrera para vos?

El año pasado, cuando surgió todo lo de la Selección y el Sudamericano.  Después de eso ya empecé a entrenar con el plantel principal de Bohemios en la Liga, y estar de lleno en el grupo de la LUA.

 

¿Cómo te definís en cuanto a puesto?

Estoy jugando de base y me gusta, pero me gusta más jugar de ayuda-base.  Me adapto bien a los dos, aunque prefiero lo función que cumple el escolta.  Toda mi vida jugué de base en Bohemios, y creo que voy a estar destinado a jugar de base en Primera.

 

¿Cuáles son tus características como jugador?

Soy un jugador rápido, inteligente e intuitivo, que cuando ve el hueco se manda.  Tomo buenas decisiones en el momento justo y por lo general salen buenas cosas.

 

Mencionaste el proceso de Selecciones Formativas, ¿qué te aportó eso?

Es una experiencia importante jugar con la camiseta de Uruguay, por más que sea a nivel de formativas y con 17 años, todo suma.  Defender a Uruguay te da una visión a futuro de cómo se entrena, de cómo hay que estar dispuesto para hacer las cosas.  Hay que dar todo, y si el otro te gana porque es mejor lo felicitaremos, pero dando el 100% hay chances de ganar.

 

Decías que cuando volviste del Sudamericano comenzaste a entrenar con el Primero de Bohemios.  ¿Qué diferencias encontraste con lo que era Formativas?

Lo principal, que me costó, pero ahora me acostumbré bastante es el ritmo de juego.  Es todo más rápido.  La toma de decisiones es mucho más rápida, y es a lo que hay que adaptarse.  Probablemente si el jugador se adapta a eso termine jugando.

 

¿Cómo fue ese proceso de adaptación en la LUB con Bohemios?

Cuando entré en el plantel de Primera de Bohemios del año pasado, mi padre y yo hablamos con Camiña que iba más que nada a meterme dentro del grupo, no estuve dentro de la rotación ni se pensó así, me cambiaba cada tanto.

 

Igualmente llegaste a debutar, ¿te acordás cómo fue?

Sí, un partido feo, contra Defensor que perdimos por 30 y jugué bastante en el último cuarto.  No era disfrutable por cómo íbamos perdiendo, fue una sensación rara.

 

Fue un año cambiante, pasaste por el descenso y por el ascenso.  ¿Cómo lo viviste?

Fue todo muy raro, terminamos en febrero y al mes y medio estábamos entrenando nuevamente con Pedro (Pereira) para la Liga de Ascenso.  La LUA fue un campeonato especial, tenía la expectativa de tener algunos minutos y no fue así, pero disfruté mucho viendo a mis amigos jugar de muy buena forma y lograr el ascenso como lo hicimos.

 

No jugaste en la LUA, pero surgió la posibilidad de lugar Liga en Welcome.  ¿Te sorprendió?

Obviamente, habrá sorprendido a mucha gente.  Fue algo extraño, que sin jugar en la LUA me llamen de un equipo de Liga no sólo para tenerme en el plantel sino para ser el base suplente, que no es poca cosa.

 

Y de hecho estás jugando una cantidad importante de minutos, y con un rol importante.  ¿Cómo te sentís en la Liga?

Por ahora excelente, estoy muy contento con el grupo y como se están dando las cosas.  Esperemos poder seguir ganando a los rivales directos y robar algún punto, más ahora que el Clasificatorio está muy parejo.  Tenemos que confiar en nosotros y hacer lo que sabemos y venimos haciendo, porque podemos ganar.

 

A nivel personal, ¿Cuáles son tus objetivos?

Quiero terminar una buena Liga.  Espero que sea una Liga sana, sin lesiones, para mí y para todo el equipo.  Y quiero cumplir el objetivo de entrar entre los 8 de arriba.  Si se cumple eso llegar a dónde se pueda, y si no, cerrar la boca, apretar los dientes y empezar a jugar fuerte.

 

Tenés un año más de Juveniles, ¿qué idea tenés para el 2017?

Todavía no lo he pensado.  Tengo ganas de empezar los primeros meses de Formativas, si ya no estoy en la Liga, y después ver si juego Metro o qué hago.

 

¿Qué aspectos de tu juego estás trabajando para mejorar?

Estoy esperando a terminar las clases para poder empezar a entrenar doble horario y dedicarle todo el tiempo al básquetbol.  Ahí voy a poder mejorar más cosas.

 

En ese sentido, ¿cómo te resultó conciliar los estudios con el deporte?

Voy bien, hice un cambio de liceo que me ayudó.  No lo dejó de lado si bien a veces no le doy la importancia que le daría si no estuviera acá.  Estoy terminando 6º de Economía.

 

Para cerrar, ¿tenés algún referente en el básquetbol?

A nivel local, el jugador a cuyo juego me asemejo más creo que es “Panchi” (Barrera), y me gusta la lectura de juego que tiene Parodi.  De afuera me gustan mucho Facundo Campazzo y Westbrook, que tienen un juego parecido al mío, y Sergio Llull que es mucho más anotador.