Sanducero y oriundo del Centro Pelotaris, tras su pasaje por la Selección U16 llegó a Olimpia para completar su formación y hoy día integra el plantel principal. Promesas presenta a Maximiliano Nobile.

Nombre:             Maximiliano Nobile

Apodo:                “Cabeza”

Edad:                   18 años

Puesto:                Base

Altura:                 1.80

Club:                     Centro Pelotaris – Olimpia

 

 

¿Cómo arrancaste a jugar al básquetbol?

Empecé a los 4 años en una recreativa de verano del Centro Pelotaris, en Paysandú.  Como mis padres trabajaban, surgió la idea de ir, me enganché y seguí en el básquetbol.

 

¿Qué entrenadores has tenido que te hayan marcado?

He tenido varios entrenadores, y de todos he aprendido algo.  Fueron José Luis Verri en Pelotaris, Mario Enrich en Olimpia y en la Selección el “Hechicero” Cabrera.

 

Estuviste en Selecciones Formativas también, ¿qué te aportó eso?

Estar en la Selección Uruguaya es el sueño de todo deportista, y es una experiencia única.  Me dejó mucha experiencia, sobre todo para darme cuenta que para poder competir a otro nivel es necesario entrenar mucho, siempre dar un poco más.

 

¿Cómo fue venirte a vivir a Montevideo?

Fue muy difícil, sobre todo porque extrañaba mucho a mi familia, amigos y al club Pelotaris.  Lo que más me costó fue acostumbrarme a vivir solo, y hacer cosas que por lo general no hacía nunca, como lavar los platos, limpiar el piso, ordenar mi cuarto y otras que no estaba acostumbrado a hacer tan seguido.  Tuve que dejar las mañas que tenía con mamá y papá, ya no me quedaba otra que hacer las cosas.

 

¿En qué momento empezaste a pensar en dedicarte profesionalmente?

A los 14, cuando vine por primera vez a Montevideo a entrenar con la Selección fue donde me di cuenta que podía lograr llegar a jugar al básquet en un futuro.

 

¿Hiciste algún cambio en tu rutina en base a eso?

Sí, sobre todo la parte de rutina de físico y el cuidado en las comidas.

 

¿Cómo te definís en cuanto a puesto?

Soy un base puro, que también puede jugar de ayudabase.

 

¿Cuáles son tus características como jugador?

Principalmente el 1×1 y el tiro de 3 puntos a pie firme.

 

¿Desde qué edad entrenas con el Primero? 

En Pelotaris a los 14, y noté diferencias físicas, porque era la primera vez que jugaba con gente más grande y más fuerte.  Me llevó un tiempo acostumbrarme.  Ya acá, a los 16 años empecé a entrenar con el Primero de Olimpia.

 

¿En el Primero de Olimpia volviste a sentir diferencias?

Sí, la parte física, la forma de jugar, que en Primera es más ordenada.  En Formativas por momentos es más “doma”.  También la seriedad para entrenar, que quizá en Juveniles podés no estar 100% concentrado y las cosas salen igual, pero en Primera no podés darte ese lujo.

 

¿Cómo fue tu debut en Liga Uruguaya?

En el Clásico, contra Sayago en su cancha.  Me sentía un poco ansioso, porque nunca había tenido la experiencia de vivir un clásico desde tan adentro, y faltando unos minutos para el final entré en lugar del “Bola” Silvarrey.  Por suerte fue bastante bueno, aunque el resultado no acompañó.

 

¿Te costó el cambio de rol entre Juveniles y Primera?

Un poco cuesta, porque en Juveniles tomo más decisiones que las que puedo tomar en Primera, donde mi rol es más bien ordenar el equipo y hacerlo jugar, y tomar los tiros que me queden.

 

¿Cuáles son tus objetivos personales de acá en adelante?

A nivel de Formativas, terminar lo más arriba que podamos con los juveniles de Olimpia, para cerrar un buen año.  A nivel de Primera, seguir entrenando y mejorando para que en el momento que se dé la oportunidad pueda entrar y que las cosas salgan bien.

 

¿Qué aspectos de tu juego estás trabajando para mejorar?

Siendo base, tengo que mejorar la visión de juego y manejar mejor los tiempos del partido.  Hay veces que la ansiedad te juega en contra, y eso como base debo controlarlo.  También el juego sin pelota, tanto en defensa como en ataque.

 

Este año terminas tu etapa como juvenil, ¿qué imaginas para el futuro?

Seguir entrenando con Olimpia, y si se da la posibilidad el año próximo jugar el Metro.  Mientras tanto busco seguir mejorando para estar siempre preparado para lo que venga.

 

Cambiando un poco de tema, ¿cómo te resultó conciliar los estudios con el deporte?

No fue fácil, pero pude continuar estudiando que es muy importante en la vida del deportista.

 

Para cerrar, ¿tenés algún referente en el básquetbol?

Tengo muchos, me gustan mucho Chris Paul, Miloš Teodosić y Steve Nash.  Trato de sacar un poco de todos.