Unión Atlética derrotó en su cancha a Biguá 74 a 63 por la categoría sub-20 y dio un sacudón en la serie 1 de formativas.

Por Gonzalo Botta
El equipo de Nuevo Malvín comenzó de mejor forma el encuentro gracias a la conducción de Thiago Roberto y a los tiros de Facundo Ibarra. El platinado base de la UA era quién tomaba riesgos y llevaba a su equipo al aro contrario. En la otra vereda, Biguá empezó a presionar a su rival, obligó a que los errores aparecieran, mejoró la lectura de juego y de a poco se fue afianzando. Joaquín Jones empezaba a asumir el rol de lanzador y se compenetraba en el partido. El Pato de Villa Biarritz era superior debajo del tablero, debido al físico de Mauricio Arregui. El pivot usó su peso y era incontrolable para la defensa azulgrana; 18 a 15 terminó el primer cuarto en manos de la visita.
En el segundo período llegó el gran salvador de la noche para el equipo de Unión Atlética: Fernando Ferro. El atlético jugador empezó a ser la principal carta de ataque en el encuentro que terminó anotando 13 puntos de los 16 convertidos por su equipo en los segundos diez minutos. De todas formas no iba a alcanzar para que el local se fuera arriba en el marcador al descanso pero si para que cambie la cara del Sapo Rovira debido a la poco juego mostrado por sus discípulos. Las permanentes apariciones de Jones, sumado al juego mostrado por Martín Couñago, permitían que Biguá terminara el segundo cuarto arriba por 30 a 29.
En el tercer cuarto el Pato sufrió la misma medicina que en el segundo chico. Ferro nuevamente se vestía de estrella y sacaba una renta considerable para el resto del partido. Ibarra apareció en el momento que más lo preciso su equipo y con dos bombas desde los 6.75 empezaba a sembrar la disyuntiva de que a Biguá se le podía ganar. En la visita, Jones hacía el esfuerzo para acortar la distancia pero todo su trabajo se veía derrocado. Además, el interno Arregui se iba por quinta falta y Unión lo disfrutaba.
54 a 51 empezaba el último cuarto con el azulgrana arriba. Los últimos diez minutos sirvieron para que la UA pueda reafirmar lo hecho durante todo el partido. Ferro siguió siendo la principal amenaza, Roberto asumía la base con algún lujo incluído e Ibarra era letal con la pelota en sus manos. Por su parte, en Biguá no salieron las cosas. Jones estuvo gran parte del cuarto afuera, Couñago se atrevió un poco más pero nada pudo hacer temblar al gimnasio de Nuevo Malvín. Unión Atlética mereció y consiguió una victoria más que importante frente al pato de Villa Biarritz con un resultado final de 74 a 63.

Luego de terminado el encuentro, los protagonistas se arrimaron a dialogar con Básquet Total:

FERNANDO FERRO

“Dejame disfrutar, es la segunda vez que le gano a Biguá en mi vida” fueron las primeras palabras de la figura del partido entre Unión Atlética y Biguá.

unnamed (4)Entre abrazos y sonrisas Ferro analizó la victoria ante un rival de tal magnitud: “Un partido durísimo. Desde el arranque entramos concentrados y minuto a minuto pudimos llevarlo. Esto partidos son así, un minuto para esto y al otro otra cosa. Te desconcentrás, te sacan una ventaja y después es complicado. Pero se disfruta mucho ganar así”.
En el segundo cuarto el atlético jugador cambió su rol en el partido y se convirtió en la principal arma de ataque encestando trece de los dieciseis puntos de su equipo en ese periodo: “No es que le equipo juegue para uno, somos un plantel muy parejo y todos dependemos de todos. Se dio que pude ir fuerte al aro, encontré varios fouls y nos fue bien”.
A pesar del buen comienzo del tercer cuarto, el rival mostró una rebeldía y por momentos los locales pasaron sobresaltos: “Estaba visto que se nos iban a venir, son un plantel largo, buenos jugadores que ya todos lo conocen, muchos son o pasaron por la selección. Había mucha diferencia de altura, nos costaba mucho agarrar los rebotes, intentamos cerrarle la tabla y que empiecen a tirar de afuera para que no nos dañen adentro”.
Biguá dio ventaja de jugador un cuarto y medio sin uno de sus internos que venía siendo uno de los mejores jugadores debajo del tablero: “Que saliera Arregui fue un respiro, son grandes, tienen recambio pero nos vino bien. Pudimos descansar un poco teniendo en cuenta lo que nos costaba fisicamente los rebotes”.
Ferro fue claro, sabe que le ganaron a un equipo fuerte en la categoría pero es consciente que fue un partido más del torneo: “Nosotros pensamos ir partido a partido, ir ganando, dando lo mejor. Recién ahora estamos volviendo a entrenar, no teníamos cancha y a la larga te cuesta y te pasa factura. Pereo ahora hay que ir partido a partido y ver que va saliendo“.

JOAQUIN JONES

Fue de lo mejor mostrado por el pato de Villa Biarritz y al momento de declarar sobre la derrota fue muy autocrítico: “Es una derrota dura. No estamos acostumbrados a perder, en los últimos años hemos ganado bastante pero bueno, jugaron bien, fueron más que nosotros y ganaron justamente”
El alero fue claro de porque se perdió con un rival que a priori no es de los más fuertes de la serie: “Lo subestimamos un poco y nos pasaron. El cansancio y otros factores que jugaron a favor de ellos lo supieron aprovechar y nos ganaron”.
El poste bajo fue la herramienta más importante para el ataque de Biguá pero la falencia del juego no fue esa: “Sacamos ventaja generalmente desde el poste bajo. Igualmente hoy no supimos aprovecharlo, generamos todos los ataques ahí pero nos tocaba ir al libre y no entraba. Erramos más de 20 libres y no nos puede pasar”.jones
Jones, que tuvo que ver gran parte del último cuarto desde afuera debido al enojo y la frustración de que el balón no entraba sentenció:“Cuando hay un cuadro tan superior a otro y ellos se empiezan a agrandar, porque ven que le puede ganar al mejor se cierra el tablero. Ellos empezaron a tirar de todos lados, entraron todas y se nos complicó y no pudimos volver a traerlo, ganaron bien”.