Bohemios derrotó a Miramar por cifras de 87 a 80, poniendo fin así a una racha de cinco partidos sin ganar y dejando la serie por el tercer ascenso 2-1 a su favor. 

Los dirigidos por Yaquinta saltaron al rectangulo de juego con Damián Blazina, Cristian Mazzuchi, Matias Nicolleti, Martín Lopez y Nick Waddell. Bohemios, bajo la dirección de Diego Frugoni, hizo lo propio con Martín Perdomo, Martín Trelles, Nicolás Catalá, Diego Tortajada y Lance Williams. Gonzalo Salgueiro, Andrés Bartel y Enrique Ferreira fue la terna arbitral en la fría noche del Prado.

El juego comenzó mejor para el monito que de la mano de un Waddell convirtió los primeros seis puntos y puso una asistencia magnífica. Bohemios le respondió con su extranjero también para no perder pisada. Pese a los esfuerzos, el minuto de Diego Frugoni no demoró, con menos de cuatro minutos jugados, Miramar estaba 14-7 arriba. Los de Pocitos mejoraron, con un juego más inteligente y apelando a su foraneo, pero los rayados no marraban y promediando el período llevaban 22 puntos, sacando ocho de renta. Trelles y Williams se pusieron el equipo al hombro y la marrón se colocó a cinco unidades. Williams tuvo el complicado trabajo de marcar al foráneo rival, lo que lo cargó de faltas y debió ser sustituido por Espinosa, que rindió en ofensiva. Bohemios se fue al segundo cuarto dos abajo, 26-24.

El inicio de los segundos diez minutos fue para Bohemios. Con Trelles y Espinosa liderando las acciones, la marrón pasó por un doble. Nicolleti se fue obligado al banco con tres infracciones y el encuentro parecía complicarse para los rayados, que con rebeldía, tirándose a cada pelota y tomando cada rebote como si fuera el último, se mantuvo en partido. A partir de ahi fue otra la historia, la gente se puso de pie en las tribunas, comenzaron los cánticos y el encuentro ganó en intensidad. Edison Espinosa devolvió la confianza que le dio Frugoni y con cuatro puntos casi consecutivos, apoyado por una gran defensa, puso a su equipo cinco arriba, restando 2:16 para el descanso largo. Luego de un tiempo muerto de Yaquinta, sus dirigidos volvieron a la efectividad del comienzo del partido y con un juego colectivo, sin depender tanto de Waddell que fue bien anulado por Espinosa, colocaron un 7-0 para pasar y finalizar el primer tiempo 41-39.

Luego del descanso largo, el encuentro se hizo desprolijo, muy cortado, pero favoreció al marrón que con varios dobles y foul logró pasar a liderar el tanteador. En dos minutos y medio jugados, ambos ya estaban en colectivas, lo que le sirvió al monito que estuvo fino desde la línea de libres. Con triple del Mazzuchi y un doble exquisito de Blazina, los dirigidos por Yaquinta abrieron una brecha de cinco puntos. Una vez más Bohemios se hizo fuerte, ajustando la defensa y corriendo la cancha puso un 6-0 para pasar nuevamente cuando las cosas se ponían feas para la rayada, Waddell reapareció y con un triple de Matín Lopez, Miramar terminó seis arriba de cara al último período.

Últimos diez minutos que prometían un final parejo, y así fue, cuatro puntos de Cortizas y dos de Espinosa igualaron el tanteador en 66 para que Yaquinta pidiera un minuto restando poco menos de seis para el final. En la reposición, un triple de Perdomo y otro doble de Tortajada confirmaron un 11-0 para abrir cinco. Los monitos no encontraban el juego, el equipo se manejó por impulsos individuales, algo que no le rindió ya que su rival siguió estirando diferencias, llegando así a los últimos cuatro minutos, seis puntos arriba. Miramar logró colocarse a cuatro y pudo hasta seguir sumando, pero la ansiedad y el nerviosismo llevaron a posesiones un tanto sucias, que mantuvieron la ventaja.

La cancha de Capitol se transformó en una caldera cuando faltando 1:45 un gol y foul de Waddell igualó el encuentro y la locura se adueñó de la tribuna del monito. El mismo extranjero se encargó de poner a su equipo a dos restando poco más de un minuto, y llegó el minuto de Diego Frugoni. Libres en manos de Perdomo dejaron al marrón cuarto arriba pero no estaba nada dicho, el foráneo rival respondió con dos libres, poniendo a su equipo a un doble. Tortajada se puso el equipo al hombro al volver del minuto y anotó de dos para comenzar a cerrar el encuentro restando 19 segundos. Waddell fue fouleado por Tortajada pero convirtió sólo un tiro y luego hizo una falta antideportiva que puso punto final al encuentro; 87-80 para Bohemios, el elenco de Pocitos quedó a 40 minutos de la Liga Uruguaya.

Trelles fue el goleador del ganador con 22 puntos, secundado por Espinosa que desde el banco aportó 19, siendo fugura. En los rallados se destacó Waddell con 27 unidades, seguido por Lopez y Blazina, con 15 cada uno.

Estadísticas oficiales