Últimamente, el básquetbol femenino a nivel local viene creciendo a pasos agigantados y a la vista están las muestras, en este informe.

Tras diez años sin perder a nivel local, Malvín perdió su invicto ante un elenco de Goes que está fuerte y ya venció a las playeras en dos oportunidades, una en alargue y el otro encuentro se definió en la última pelota. Así como este, otros enfrentamientos también se definen sobre el final y demuestran que este torneo, más allá de la diferencia de juego de algunos clubes, es cada vez más parejo y competitivo, haciéndose más vistoso a la vista del hincha.

Ese atractivo que generan los partidos, ha hecho que cada vez más gente se arrime a la cancha cuando juegan las chicas, a tal punto que en encuentros importantes, como clásicos entre aguateras y misioneras, o un Goes – Malvín, asistieran 350 personas en promedio. Lo interesante es que una gran parte de las personas que toman parte en la tribuna, son jugadoras de otros equipos, o mismo, gente que es hincha de otro club, algo que en la competencia masculina local, lamentablemente ya casi no se ve.

Otro punto a destacar es la difusión que le dan las mismas instituciones, a sus jugadoras, presentándolas en las redes, informando días y horarios de los partidos y entrenamientos, o mismo haciéndoles entrevistas a las integrantes del plantel. Si bien los medios tomamos gran responsabilidad en que el conocimiento del básquet femenino se expanda, que los mismos clubes se enorgullezcan de sus jugadoras y las pongan a la misma altura que la integración masculina, es un detalle a valorar.

Pero una de las mayores muestras de crecimiento, es la de tener extranjeras jugando en la competencia local. Goes cuenta con Meylis Sánchez, la cubana de 21 años que se encuentra en territorio nacional desde Octubre de 2015. Tras el comienzo de la Liga, Nacional integró a Noelia Mendoza, ex jugadora de la selección argentina de una carrera para pararse y aplaudir.

A partir de este miércoles, Capitol informó que también jugará con una foránea, se trata de Nerea Fraile, una joven de 21 años, proveniente de Salamanca, España y de 1.80 metros. La europea se encuentra estudiando en nuestro país pero siempre estuvo muy ligada al baloncesto, motivo por el que el elenco del Prado decidió incorporarla.

De esta forma, pasan a ser tres las chicas del extranjero jugando la liga femenina de mayores, dato que no es menor, ya que traen el básquetbol de países más desarrollados en la rama de mujeres y nuestras chicas pueden aprender mucho de ellas y así aumentar el nivel de juego.

Como en la LUB, en el femenino también existe un período de pases. Los clubes tienen 90 días luego de comenzado el torneo para fichar a alguna jugadora del plano local. En cuento a extranjeras, con el fin de permitir el crecimiento de juego, las instituciones pueden fichar hasta faltando tres fechas para el fin de la fase regular.