España venció a Argentina por cifras de 92 a 73 en la última fecha del grupo B en Río y los dirigidos por el oveja esperan por el resultado de Lituania – Croacia para conocer su posición y por ende, rival.

 

Tras un inicio muy activo para los de la vecina orilla con un 8-0, liderado por Ginobili con dos triples casi consecutivos, “el alma” se quedó, y ahí fue cuando los españoles empezaron a tomar control del juego.  La albiceleste se quedó sin gol y los europeos, con puntos de corrida y un Rudy Fernández que aportó diez unidades en el periodo inicial, se fueron al segundo cuarto 25-15 arriba.

Los segundos diez minutos fueron un poco más de lo mismo, Argentina no pudo repetir la efectividad en el encuentro ante Brasil y “la roja” bajando rebotes sin dificultades siguió estirando diferencias y gozando de buenos minutos de la “bomba” Navarro. Pero la aún vigente generación dorada trató una reacción que puso de pie a la gran cantidad de público que asistió al Arena Carioca 1 y los hizo sentir locales. Pese al esfuerzo, una vez más los europeos con gran ayuda del banco sacó 13 de cara al segundo tiempo.

Luego del descanso largo, quién a la postre fuera ganador, sacó la máxima del encuentro de 22 unidades a pesar de que el juego bajó el ritmo. En base a un buen juego interno, dañando la defensa rival y sin arriesgarse con tiros desde el perímetro España comenzaba a cerrar el punto en disputa.

En el final la furia roja demostró su mejor cara con pocos errores en tiros de campo, producto también de una juego más abierto y con defensas permisivas. Lo claro es que Argentina no pudieron reducir ventajas y España se quedó con el partido por 19 puntos, dejando a los dirigidos por el “oveja”, pendientes de lo que suceda entre Lituania y Croacia –en juego- ya que de ganar los croatas, los de la vecina orilla quedarían cuartos, enfrentando a Estados Unidos.