Enorme triunfo de Miramar 74-57 sobre Stockolmo de local, con una gran actuación de Damián Blazina en el monito que, se ilusiona con meterse en los playoffs para pelear un ascenso.

Partido retrasado porque hubo problema en la protección de los tableros. Adrián Vázquez, de los árbitros más puntillosos, pero con razón, de proteger  la salud de los protagonistas.
¿Y los demás partido cuando jugó Miramar de local?, se preguntaba el hincha en la tribuna. Criterios que se debe cumplir por todos, en las distintas canchas para evitar inconvenientes que hace retrasar el juego, enfriar a los jugadores y demás aspectos que engloban al espectáculo. Colchoneta, cinta pato y quedó todo pronto.

Naranja al aire después de unos cuantos minutos, comenzó muy flojo el encuentro. Costó convertir en los primeros tres de partido. Miramar destapó el aro con parcial 4-0, rápido empezó a tomar confianza en Stockolmo el zurdo Juan Viana que era el principal exponente de la visita en ataque. Martín López era el más incisivo en el local, dentro de un primer cuarto parejo, pero muy mal jugado que se lo llevó la “S” 13-12.

El segundo chico, continuó de la misma manera, desprolijo y entreverado. El elenco de Alejandro Santerini, defendía al hombre y en ataque empezaba a surgir Trevente Drye tomando mucho las segundas bolas, de seguidor, sacaba ventaja ante la pasividad en la zona del monito. Sacaba la máxima 21-14. Pidió tiempo Esteban Yaquinta, para reacomodar a su equipo, Nick Waddell empezó a tomar balones en el poste bajo cuando lo buscaban, Damián Blazina en cuenta gotas intentaba conducir al quinteto en cancha que achicó en el score y se fue abajo 27-22.

Tras el descanso largo, el mejor cuarto de la noche por lo emotivo. En menos de 3:00 estaban igualados en 30 para cada lado. Buen ingreso de Leandro Pintos y Rodrigo Cardozo, además Blazina empezaba a dirigir de gran forma al conjunto locatario. Santerini y un minuto clave, dos bombazos seguidos de Rodrigo Pintos y Nicolás Bartesaghi para pasar 36-30, pero equivocó los procedimientos Stockolmo, en vez de jugar con el reloj y la desventaja del rival, se apuró, perdió pelotas y errores increíbles. En el cierre, ganaba 40-43, jugó mal la última ofensiva, robó Blazina, lo cortaron puso un libre, erró el segundo y el rebote quedó en Cristian Mazzuchi que colocó un triple formidable para pasar 44-43, terminó ese lapso del encuentro anímicamente por las nubes el de barrio Belgrano.

En el final, rapidísimo 8-0 para estirar la diferencia 54-43. Desorientado el elenco de Castro y Pena, pero una vez más, Viana fundamental, con cuatro faltas, sacó de los pelos a la “S”, bien secundado por Drye, devolvió gentilezas el azul con un 7-0 para ponerse en partido y colocarse un doble abajo, 52-50. En poco más de 4 minutos, se fue por quinta Viana y con él, toda la ilusión de Stockolmo que se quedó sin gol. Contundente Miramar, 24-7 en el epilogo del partido, Blazina amo y señor,  siendo una de las grandes figuras del monito al igual que Cristian Mazzuchi. El final fue 74-57.

Los goleadores, 21 puntos de Damián Blazina en el ganador, 19 unidades de Juan Viana en Stockolmo.

La terna arbitral de Adrián Vázquez, Vivian García y Joaquín Silvera, pocos errores, principalmente de apreciación en alguna infracción que no fue, pero no incidieron en el resultado final.

Estadísticas oficiales