Tabaré venció a Stockolmo 77-75 en un partidazo disputado en el gimnasio de Montevideo y sigue soñando con colarse entre los de arriba.

Rivales directos invitaban a una cita a la que fue más público de lo previsto. Lindo ambiente en el gimnasio de Montevideo para presenciar un encuentro que fue hermoso.

Comenzó para arrasar Stockolmo que gozaba de goleo repartido. El único que no anotó fue Bartesaghi y eso no le quita mérito, ya que se encargó de ordenar y asistir. Parcial de 13-2 en tres minutos en una noche que parecía teñirse de azul temprano.
Horacio Perdomo pidió minuto. Metiditos ingresaron Andrés Ferrés y Octavio Medina. Tabaré posteó a Matthews que le ganó el duelo individual a Dry. Además Rivas tomó confianza y encontró red con asiduidad. Un lapidario parcial de 20-5 (10 puntos del extranjero) le permitió al Indio sacar 4. En el cierre, un doble "a lo Bicho" de Silveira puso el 22-20 final, victoria gris en el score parcial.

El segundo volvió a ser goleado pero más cortado. La humedad jugó su papel, sobre todo en la línea de 6.75 que defendía Stockolmo. Los jugadores perdieron confianza en el piso. Matthews siguió desnivelando, encestó 21 puntos en el primer tiempo con 100% de efectividad.
Por Stockolmo hubo chispazos de Dry y un buen ingreso de Luca Magnone, sumado al gol exterior de Juan Viana. Se intercambiaron en el score hasta finalizar con igualdad en 40.

En el segundo tiempo, rápidamente hubo un 13-2 de Tabaré para sacar la máxima de 11. Rivas siguió desnivelando, se sumó alguna corrida de Della Mea, la solidez que ganó Octavio Medina en cancha y buenos pasajes de Andrés Ferrés. Además Matthews dominó a Dry.
Stockolmo estaba perdido, para salir del mal momento encontró una presión inteligente a cancha completa, liderada por el interminable Luis Silveira y sus mañas. Levantó al equipo. Bartesaghi fue clave robando alguna bola y Magnone destacó por su visión de juego. El pibe salteño entendió que había que quebrar la primera línea y atacar el aro aprovechando que el equipo rival estaba en colectivas, además puso dos asistencias de lujo (Dry/Ferreira) para que estos igualaran el juego. De todas formas, con gran cierre de Rivas, Tabaré ingresó 61-57 arriba al último.

Cuarto final que tuvo de todo, el Indio llegó a sacar hasta 7 puntos con la dupla Rivas/Matthews a gran nivel. Además Ferrés puso un triple importante. Stockolmo tuvo la virtud de siempre mantenerse en juego gracias a un par de conversiones de Juan Viana, pero con el correr de los minutos se obsesionó con buscar a Dry que perdió con Matthews. El azul, además, perdió dos balones de ataque rápido fundamentales para consolidar la reacción.
Un gol y foul de Rivas tras garrón de Della Mea y dos libres de Matthews parecían ponerle punto final a una historia que terminó siendo de suspenso.
Pintos recibió una falta de 6.75 de Ferrés y con 23 segundos por jugar colocó tres libres para colocar a su equipo a un doble. Cortaron a Matthews que erró los dos, pero increíblemente Della Mea le ganó el rebote a Dry. El guionista del cuento siguió agregando morbo a la situación cuando el alero del Indio también dejó los personales. Stockolmo con 11 segundos tenía para empatarlo con un doble, Pintos, algo apurado, prefirió tirar de 6.75 sin éxito. El rebote fue todo gris para terminar con una noche donde la sonrisa habla más de colores que de blancos y negros. Triunfo 77-75.

Estadísticas oficiales