Venezuela se consagró campeón del sudamericano tras vencer a Brasil 64-58 en un trámite que se le hizo cuesta arriba por momentos.

El juego comenzó mejor para el dueño de casa, que se aprovechó de que los norteños no leyeron el juego, ni mejoraron los errores de su enfrentamiento en el grupo, la selección vinotinto castigó desde los 6.75 y con un Echenique fuerte en la pintura, sacaba una renta de ocho, que se fue aminorando con el correr de lo minutos, producto de ofensivas muy entreveradas de ambos lados. Y de esta forma el primer cuarto finalizó 20-17 a favor del local.

Los segundos diez minutos fueron por rachas. La “canarinha” comenzó con un parcial de 7-0 para pasar. Con reiteradas faltas ofensivas, algunas dudosas y con un técnico, esa diferencia expiró. De la mano del ex Trouville, Colmenares y con Vargas llegó un 12-0 venezolano. Los dirigidos por el “Che” García bajaron abruptamente los porcentajes desde el perímetro, y con una buena defensa verdeamarela, corriendo la cancha. Brasil nuevamente puso un 9-0 para pasar. Previo a finalizar el primer tiempo, un triple de Cubillan dejó al locatario arriba por dos (35-33).

Luego del descanso largo las ofensivas continuaron siendo sucias, pero con el correr de los primeros minutos, lo que no encestó Venezuela, lo convirtió Brasil, para pasar adelante en el marcador, y mantener diferencias en el período, pese a que tuvo las posibilidades de extender la distancia y desaprovechó las oportunidades. El tercer cuarto finalizo 50-48 a favor de los norteños.

El último período y del campeonato inició con poco volumen de juego, ambos no anotaron hasta luego de los dos minutos y medio de iniciado. Y cuando lo hicieron, se intercambiaron el liderazgo del tanteador, con un goleo bajo. Restando 1:03 para el final, una corrida de Gregory Vargas dejó arriba por mínima al elenco vinotinto. En el ataque rival, Venezuela la robó, erró el tiro pero en la misma jugada bajó el rebote ofensivo y lo que le quedaba a Brasil era cortar, y lo hizo. Perdiendo por tres y con la posesión a su favor, al poner la bola en cancha, Colmenares la roba y la algarabía fue total. Más tiros libres dejaron que el marcador final fuera de 64-58 a favor del campeón.