El entrenador de Atenas, Martín Frydman tiene soluciones en el banco a pesar de las bajas, ante Olivol Mundial encontró en sus jugadores que vio crecer en formativas las claves de la victoria.

 

Atenas sacó un importante triunfo de visita: "Jugamos bien aunque nos falta un poco en los rebotes defensivos en momentos determinados del partido que nos permita cerrar de a poco. Pero ofensivamente estuvimos muy bien, repartimos el balón y varios jugadores tuvieron más de 10 puntos, construimos el juego desde la ofensiva, se dio un partido abierto y de mayor claridad".

En lo que va de la LUA fue el mejor partido en materia ofensiva de Atenas: "En lo que es todo el partido y en cuanto a la consistencia del ataque si fue el mejor, a pesar de un bache donde bajamos nuestros porcentajes en el segundo cuarto pero entendimos como jugarle a Olviol que es un cuadro aguerrido y sabíamos que cambiar tiro por tiro y jugar con ofensivas cortas podía llegar a tener otro desenlace, entendimos bien lo que teníamos que hacer, jugamos bien y eso sirvió".

A pesar de las bajas siempre aparecen soluciones en el banco: "Tenemos un plantel largo, a veces eso es bueno y otras es peligroso, los que vienen de atrás están mentalizados y entran a cumplir una función que ya saben de antes. En la cancha encuentran el rol que necesitan tener dentro del cuadro, eso es algo que volvió a pasar".

Para la dupla técnica Frydman - Narvais es especial ver a los jugadores que formaron en formativas hacer sus armas en primera como es el caso de Mauro Zubiaurre y Mateo Pose: "Es improtante tener jugadores del club y a este nivel. Hace siete años trabajamos con Mauro y Mateo en su primer año de cadetes y ahora estando en primera, jugando y siendo importantes es realmente un orgullo".

La idea en Atenas es clara, volver a la Liga: "Estamos en camino, es un campeonato muy difícil y veníamos con dos derrotas consecutivas. El objetivo era ganar los tres partidos siguientes, vamos dos y ahora Tabaré va a ser duro, aún estamos construyendo el equipo".