Golden State Warriors aplastó como local a Cleveland Cavaliers en cifras de 110 a 77 y se puso 2-0 arriba en las Finales de la NBA. Los actuales campeones lograron el primer objetivo al mantener la ventaja de localía, que los deja más tranquilos a la hora de viajar a Ohio.

banner-720x110 basquet total

Los dirigidos por Steve Kerr saltaron a la cancha con Stephen Curry, Klay Thompson, Harrison Barnes, Draymond Green y Andrew Bogut. Mientras que Tyronn Lue colocó de arranque a Kyrie Irving, J.R.Smith, LeBron James, Kevin Love y Tristan Thompson.

El encuentro disputado en el Oracle Arena de la ciudad de Oakland, presentó un comienzo bastante equilibrado, en el cual ambos equipos intercambiaban ataque por ataque, sin sacarse grandes diferencias en el tanteador. El conjunto local trataba de realizar su juego habitual, que implica un gran movimiento de balón para poder encontrar al jugador mejor posicionado y que este último culmine con un lanzamiento, que generalmente suele venir desde el perimetro. Por su parte, la visita cargaba la zona pintada, sobretodo a través del canadiense Tristan Thompson, que capturaba rebotes ofensivos y depositaba la basura en su lugar.

En el arranque del segundo cuarto, con un triple de Iman Shumpert y un par de penetraciones de LeBron James, los Cavaliers lograban abrir una ventaja de seis unidades (22-28). En ese momento el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, solicitó un minuto de tiempo para frenar el mal tramo de sus dirigidos. Al regreso del mismo, se produjo un cambio en la actitud de Golden State, en los siguientes cinco minutos colocaron un contundente parcial de 20-2, que les permitía ponerse arriba por 12 puntos (42-30). Sobre el cierre de la primera mitad, los de Ohio concretaron un par de buenas defensas, que les daban la chance de acortar la distancia en el marcador. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 52 a 44.

En el comienzo de la segunda mitad, los de San Francisco supieron mantener una gran intensidad, tanto en ataque como en defensa, que eran claves para mantener el control de las acciones. En dicho pasaje era sumamente importante el trabajo individual de Draymond Green, que ya había sido determinante en el primer tiempo, convirtiendo un par de triples. Los comandados por Tyronn Lue cayeron en un pozo profundo, del cual no pudieron recuperarse en ningún momento, ya que en un abrir y cerrar de ojos, veían como su rival tenía a su favor una renta de 20 unidades (82-62).

Por si quedaba alguna duda de que el partido se había liquidado en el tercer cuarto, los de Oakland comenzaron el último periodo con un parcial de 9-0, que le terminaba de poner el punto final al segundo juego de las Finales de la NBA. Los últimos minutos del encuentro estuvieron absolutamente de sobra y sirvieron exclusivamente para observar un rato a los jugadores de la segunda unidad de ambos equipos. Con los suplentes ya en cancha, los de California continuaron estableciendo una clara superioridad, que al final terminó siendo en cifras de 110 a 77. De esta manera, los Warriors se ponen arriba 2-0 y viajan a Cleveland con la tranquilidad de saber que en caso de ganar el próximo miércoles, quedarán a un paso de quedarse con el anillo por segunda temporada consecutiva.

En el ganador se destacó la gran actuación de Draymond Green, que convirtió 28 puntos y capturó 7 rebotes, muy bien acompañado por Stephen Curry con 18 tantos y 9 rebotes. Por el lado del perdedor, LeBron James aportó 19 unidades, 8 rebotes y 9 asistencias.