Luis De León fue una de las figuras de Atenas en la importante victoria ante Marne en cancha de Tabaré. Viniendo desde el banco, el número 2 fue clave para que los de Palermo se recuperaran tras dos derrotas consecutivas.
El triunfo era necesario para el albiceleste: "Era un triunfo que no se podía postergar. El otro día con Larrañaga se nos escapó al final y con Stockolmo ya se dio un partido más abierto. Hoy se nos complicó un poco sobre el final pero lo pudimos sacar bien".

El primer tiempo fue muy malo: "Parecía un partido amistoso porque el ritmo era bajo, el frío se hizo sentir pero hay que acostumbrarse a eso porque este torneo se juega en invierno y siempre hay que entrar más mentalizado".

El oriundo de Olimpia comenzó la temporada lesionado pero de a poco se gana sus minutos: "Tuve la desgracia en la pretemporada del desgarro de gemelo que me dejó al margen de los primeros partidos pero de a poco vamos sumando y entrando quizás en un rol al que no estoy acostumbrado, pero sirve para sumar para el equipo y en lo personal eso me pone muy contento".

El "Luichi" está dando una mano en el juego interno: "Estaba acostumbrado a jugar de 4 en inferiores pero desde que estoy en primera siempre fui 3, a veces daba una mano en cierto momento pero como se complicó el partido con la lesión de Matías (Martínez), tuve minutos abajo. Siempre es bueno sumar para el equipo y dar una mano donde sea necesario".

Atenas sueña con volver al círculo de privilegio: "En principio se armó un plantel largo con jugadores del club y algunos referentes como Omar Galeano, Ignacio Cambón e Ignacio Pons, sabemos la historia que tiene el club y queremos subir tanto los jugadores como los hinchas".