Terminó el Sudamericano de Mayores Femenino con gusto a poco pero con buen sabor. Se terminó un proceso en la Mayor que se edita cada 2 años en esa categoría.

No tuvimos logros nuevamente en resultados, pero si en el trabajo del equipo en todas sus formalidades. Un  nuevo cuerpo técnico, que interpretó el momento de nuestro basquet a nivel nacional, viniendo de afuera pero con la mirada hacia adelante y teniendo las cosas claras del futuro. Sin vicios y sin continuismos, simplemente trabajo.
Un plantel que interpretó lo solicitado, en mayor o menor medida. Pero si dejando todo y lo que no se tenía. Con chicas jovenes que hacen sus primeras presencias y otras que con su experiencia en distintos grados dieron lo suyo. Algunas sabiendo que fue una despedida de la Mayor, pero concientes que siempre se puede dar mas. Una etapa superada y que nos brinda futuro.
Desde la federación se hizo lo que estaba al alcance, siempre necesitamos más. Desde el tiempo de entrenar, de las comodidades y apoyo logistico. Pero si necesitamos conciencia de trabajo, entrenar y brindarse cada día más, aunque las condiciones no sean las ideales, por eso debemos luchar y crecer.
Un Sudamericano con diferencias notorias de procesos deportivos, de físicos y de juego. Un torneo partido en dos, los que juegan por el titulo y lo que estamos para sobrevivir y lograr un ansiado punto.
Procesos internacionales de crecimiento y potencias a nivel mundial. Brasil lejos de todos y con un potencial internacional superior, Venezuela que empieza a darse cuenta de su trabajo a nivel local, mira al exterior y se está potenciando. Colombia una grata sorpresa, tiene altura, gente y hay un proyecto alentador, crece. Argentina no estuvo en sus antecedentes, fue a más y se quedó con menos. Está de gira a igual que Brasil. Trabaja de otra manera, pero se le viene el recambio. Los demas, compitiendo con un desnivel muy bajo. Hay algunas expresiones de mejoras Ecuador, Paraguay y luego el resto.
Nosotros subiendo esa escalera, que se debe lograr escalón por escalón, nos falta mucho. Pero si sabemos que ya empezamos a subirla. Tenemos que tomar conciencia en el trabajo, competir a nivel fuerte en lo local y participar en instancias internacionales. Es la manera de crecer.
Ahora potenciar lo que se viene, el Sudamericano U15, ahí está un futuro que alienta. Podemos mejorar, si tomamos conciencia del futuro de esas chicas que han demostrado buena presencia en el u14, que la u18 siga su experiencia y logre afianzar su futuro. Para luego pensar fuertemente en la nueva generación de la mayor con chicas con experiencias y con caras nuevas.
Afrontemos el futuro con un compromiso de todos. Ahora es el momento de reflexionar, pensar y planificar el segundo semestre.
Gracias a todo el plantel, que supo llevar la mejor imagen de nuestro páis, que supo asimilar las derrotas con mucha hidalguia y que soportó las dificultades de vida que enfrenta Venezuela. Un gracias grande a la organización del evento por tratar de ser buen anfitrión.

Si todos logramos convencernos, que cada momento en nuestro Femenino debemos sentirlo, trabajarlo y vivirlo para crecer. Podemos llegar a más.-

Victor Ricardo Porratti