La selección femenina de básquet cayó ante Colombia por 83 a 42 y de esta forma cerró su participación en el sudamericano.

Las celestes comenzaron con Victoria Pereyra, Florencia Sergio, Sabina Bello, Ana Doring y Florencia Somma. En tanto Colombia lo hizo con Mabel Martinez, María Palacio, Jenifer Muñoz, Diana Prens y Marlyn Mosquera.

Los primeros diez minutos fueron muy parejos pero comenzaban mejor para las cafeteras, consecuencia de las ofensivas sucias de nuestras jugadoras. Pero Uruguay, gracias a su juego colectivo que lo caracterizó en este torneo, colocó cinco puntos que le permitió pasar. Todo siguió muy igualado, hasta el final que las Colombianas con dos triples se fueron 16-10 arriba al segundo cuarto.

El segundo período empezó de mejor manera para las orientales que lograron bloquear el ataque rival con una defensa muy firme, pero no lograba afinarse en los tiros de campo. Pese a los minutos pedidos por Alejandro Alvarez y que nuestras chicas mejoraron, la selección cafetera, con buenos números desde los 6.75, culminó el primer tiempo 16 unidades arriba.

Luego del descanso largo las celestes estuvieron cinco minutos sin anotar, donde la selección Colombia puso un 8-0 para empezar a cerrar el encuentro. Uruguay no se pudo recuperar y las rivales siguieron estirando diferencias, hasta terminar el partido 83-42 arriba.

En nuestra selección se destacaron Maria Victoria Pereyra con 11 unidades y Florencia Sergio con 8. En las vencedoras sobresalieron Delgado y Mosquera con 23 y 9 puntos respectivamente.

En lo que fue este encuentro, las orientales no estuvieron claras en la ofensiva, y las colombianas fueron lo contrario desde el perímetro. Hubo también una gran diferencia en el promedio de altura que se notó, ya que perdimos muchos rebotes en campo propio y las cafeteras lograron más de 20 puntos de segunda oportunidad.

En cuanto a los que fue el torneo, a pesar de no haber ganado y quitando el primer choque con Brasil, los demás partidos fueron mejor de lo esperado tomando en cuenta la diferencia de nivel que hay.

El basquetbol femenino en nuestro país es algo que recién está tomando forma y que lamentablemente, por mucho tiempo, desde las autoridades no se le ha dado la importancia que merece. Esto hace que sea más que meritorio el campeonato que hicieron las chicas, que dejaron todo en cada partido y pese a ir perdiendo contagiaban la energía.

Seguramente la experiencia es lo que vale del sudamericano. Todas las jugadoras tuvieron varios minutos y también pudieron anotar. En cuanto al juego, la defensa siempre fue firme, nuestras compatriotas marcaron muy bien y en ataque mostraron un juego colectivo y generoso rescatable también. La diferencia estuvo en el nivel internacional, algo que con el tiempo se irá igualando en todo torneo Sudamericano.