Llegaron las chicas a Venezuela tras un largo y complicado viaje. Basquet Total habló con Daniela Tovagliari, figura de esta selección, que estuvo cuatro años sin vestir la celeste.


La jugadora de Aguada comenzó hablando del viaje, que fue complejo: “Ayer llegamos más tarde de lo previsto. No se pudo conseguir vuelo de Caracas a Barquisimeto. Y vinimos en ómnibus, casi ocho horas con tranques y rutas bastante peligrosas”.

Uruguay se prepara para afrontar un nuevo torneo, asi lo ve Daniela: “Las espectativas para estos encuentros siempre son las mejores, como jugadora nunca se deja de soñar. Recordando que son equipos todos muy competitivos para nosotras. Van a ser partidos muy intensos que nos van a servir sin duda para crecer y ser mejores individual y colectivamente” comentó y agregó: “hacernos fuertes como equipo como grupo es otro de los objetivos para poder dejar una huella mejor y marcar el camino a las nuevas generaciones”.

Tovagliari vuelve a vestir la celeste: “Nuestra generación no tuvo ninguna competencia en formativas como selección. Una lástima porque nos podríamos haber formado muchísimo mejor ya que la competencia y estos encuentros sirven para eso. Es donde una se puede medir frente a los de más rivales. Y representan la actualidad de cada selección, sus ligas nacionales que hay detrás y como siempre el apoyo y la importancia que les dan al deporte femenino en cada país. He tenido la posibilidad de representar a Uruguay tres veces, incluyendo esta. El sudamericano anterior no he participado. Por lo tanto ya hace unos cuatro años atrás que no tenía este tipo de instancias. Estoy muy feliz de poder volver a tener este tipo de competencias y voy a tratar de hacer lo mejor posible en el rol que tengo definido para esta selección. Dejando todo por Uruguay”.

Para finalizar, analizó el grupo: “Nos ha tocado una fase linda. Dejando a Brasil de lado como una gran potencia. Más allá de que en Paraguay Chile y Colombia sus respectivas ligas son profesionales y están por encima de la nuestra. Vamos a tratar de poder ganar algunos puntos. Paraguay es nuestro desafío. Es nuestro segundo partido después de Brasil. Tenemos un día de descanso previo y vamos a tratar de aprovecharlo bien, empaparnos con el scout y dejar todo para representar a Uruguay mejor que la vez pasada. Es algo difícil para nosotras porque este deporte tan lindo lo hacemos de forma amateur a diferencia del resto de las selecciones. Le dedicamos el tiempo que cada una puede, siempre teniendo otras prioridades como es el trabajo y el estudio. Pero eso nos tiene que hacer más fuerte y seguramente tengamos mucho más pasión que el resto”.