Los Warriors aplastaron a los Thunder 118-91 de la mano de un insoportable Stephen Curry e igualaron la serie.

Un segundo partido en el Oracle Arena que comenzó con una intensidad muy grande. Los Warriors metieron un 6-0 inicial en los primeros 2 minutos de juego, pero con un gran Westbrook, Oklahoma City Thunder emparejó el partido 16-19 en a falta de 4 minutos. En los últimos minutos dominaron los Warrios con un 8-4 de la mano de Curry dirigiendo y convirtiendo (11 puntos en el cuarto), de esta forma los locales cerraban el cuarto 27-20.

Un segundo cuarto que comenzaba con un Kevin Durant enchufado con 10 puntos casi que consecutivos, mientras que por el lado de los dirigidos por Kerr, se encontraba la segunda unidad repartiendo el goleo. Un buen parcial de 12-5 para achicar diferencias por parte de los de Donovan a 3 puntos, 35-32 ganaban los Warriors a falta de 8:11 minutos para el cierre del segundo. Los minutos siguientes fueron punto a punto y con un triple de un fenomenal Waiters pasó por primera vez en la noche Oklahoma 47-46 a falta de 1:58.  Sin embargo un cierre rápido de 11-2, hizo que los Warriors se vayan vencedores al descanso largo 57-49.

Muchas veces decimos que el tercer cuarto es clave para el trámite del partido en un poco más de 7 minutos, los Warriors de un feroz Curry pusieron un parcial de 24-12 y así pasar a ganar 80-61, liquidando el partido muy temprano. El complemento de lo jugado sobró y los Warriors vencieron 118-91 a los Thunder, poniendo de esta forma la serie 1-1 la cual viaja a Oklahoma en los dos próximos partidos.

El partido lo “rompió” casi que literalmente Stephen Curry con 28 puntos en 30 minutos, bien secundado por 6 compañeros con doble dígito en anotación. Por el lado de Oklahoma Durant fue el goleador del partido con 29.