La Liga Uruguaya de Ascenso, será una vez más la oportunidad para una cantidad de jugadores jóvenes que se quieren afirmar o dar sus primeros pasos en el profesionalismo.  Son cerca de 50 los jugadores Sub 23 que tendrán la oportunidad que les es indispensable para seguir creciendo.
Entre los jugadores jóvenes pero experientes, se destacan las incorporaciones de Nacional.  El tricolor se llevó a dos destacados bases, como Salvador Zanotta y Juan Santiso.  También se quedó con dos internos desnivelantes como Ignacio Guerra y Agustín Zuvich. Además, incorporó a Federico Sánchez, de buenos minutos en Yale y que ampliará la rotación de un equipo que sin dudas es candidato.

Un caso particular es el de Bohemios, que si bien no recibió pases, tiene jóvenes de sus propias formativas a los que apuntar. Además de Martín Perdomo, deberían tener minutos Edison Espinoza, Martín Trelles y Agustín Da Costa durante el certamen.

Atenas recibió a Lucas Lepani, pero sin dudas su Sub 23 más destacado es Mauro Zubiaurre, de gran actuación en la última Liga.  Además, seguramente Frydman les dará mayor oportunidad a jugadores como Mateo Pose y Facundo Alonso.

Tabaré buscará recoger los frutos de haberle dado experiencia a jugadores como Gonzalo Rivas y Rodrigo López, pero esta vez acompañados por los macabeos Facundo y Octavio Medina.  Alfonso Arrillaga, interno de Biguá, también busca su oportunidad de mostrarse en el equipo del Parque Batlle, aunque su competencia será dura en un equipo que apunta claramente al ascenso.

En una línea similar, Larrañaga tiene un plantel largo y competitivo, ya que recibió nuevamente a Juan Galleto, y sumó a los playeros Fausto Pomoli y Facundo Bruno.  Además tiene a sus oriundos Mateo Sarni y Santiago Álvarez, que no sólo jugaron el pasado Metropolitano, sino que también disputaron la Liga en Urunday y Welcome, respectivamente.

Otro equipo que apuntó arriba fue Capitol, sumando dos fichas con buen rendimiento en el Metro pasado: Leonardo Bouchaton y Federico Pereiras.  A ellos se suma Agustín Cabillón, interno olimpista que se ha mostrado rendidor en momentos complejos del equipo de Colón.

Montevideo vuelve a apostar a jóvenes promesas de clubes de Liga. Repite Rodrigo Brause, y su suman dos jugadores de minutos prometedores en Urunday: Mateo Suárez (escolta) y Diego Djellatián (interno). Además, el base de Trouville Martín Mayora finalmente tendrá su oportunidad de ser protagonista.

Stockolmo también apuesta a varios jóvenes, con la intención de repetir una receta que le dio excelentes resultados la campaña pasada.  Luca Magnone, base salteño que jugara en Aguada, ya demostró estar a la altura de cualquier circunstancia, y a él se suman Juan Viana (Olimpia, escolta), Rodrigo Pintos (Hebraica Macabi, ala-pivot) y el interno Lucas de las Nieves (Larre Borges).

Miramar, en su retorno a la divisional, apuesta a los jóvenes-experientes Christian Mazzuchi (Unión Atlética) y Matías Nicoletti (Larre Borges), a los que se suma el base de Yale Federico Masner. El otro ascendido, 25 de Agosto, sólo recibe a Daniel Lipatín, base del Pato de Villa Biarritz, quien integrara la campaña del ascenso en la DTA.

Verdirrojo repite la contratación de Manuel Monteverde, y suma del mismo Trouville al juvenil escolta Santiago Massa. Además, Ignacio Forcade y Lucas Rodríguez probablemente tengan oportunidad en un equipo que con Kevin Nelson como eje volverá a intentar esquivarle al descenso.

Marne tiene en el base/escolta Santiago Pereira (Malvín) y en el alero Felipe Trussich (Unión Atlética) sus apuestas más jóvenes, sumado a un Agustín Dellepiane que viene de disputar la LUB en Goes.

Olivol Mundial tendrá varios jóvenes que buscarán su primera oportunidad: Rodrigo Xavier (Defensor Sp), Federico Varini (Trouville) y Tadeo Girbau (Hebraica Macabi).  Carlos Sellanes y Agustín Lado tienen mayor experiencia en otros torneos, pero tampoco han actuado a nivel de Liga de Ascenso.  Federico Ortega es quizá el jugador destacado entre los “pibes” formados en el mundialista.

Ojalá estos nombres se escuchen muchas veces durante la Liga de Ascenso, y este torneo les sirva para avanzar un escalón más en sus carreras.  Y ojalá aparezcan otros y se ganen su lugar.  La LUA tiene nuevo nombre, pero sigue siendo el torneo de las Promesas.