Hebraica y Macabi derrotó a Defensor Sporting por cifras de 79-69 y de esta manera volvió a la victoria en estas finales para ponerse 3-2.

El arranque del partido fue un tanto desprolijo con varias pérdidas y balones mal jugados. Entre tanta imprecisión aparecieron dos actores principales: Marcos Cabot para los fusionados y Michael Hicks en el macabeo, así la paridad fue absoluta. Los dirigidos por Leonardo Zylbersztein cerraron mejor porque aparecieron chispazos de Parodi y Freeman para irse arriba 16-13.

Hebraica salió al segundo chico con mayor efectividad desde más allá de los 6.75; primero Leandro luego Hicks para abrir siete, 22-15. Sporting ajustó en defensa, puso un 5-0 con Jasper Johnson como abanderado, lo que motivó a Zylbersztein pedir minuto. Jauri encontró plata en el banco, Haller, Aristimuño (defendió muy bien a Leandro) y Álvarez gravitaron y mucho, los extranjeros Hicks y Freeman fueron bastiones fundamentales en ambos sectores para que el amarillo se vaya arriba al cabo del primer tiempo 38-32.

Para la vuelta del descanso largo la tónica del cotejo prácticamente que no cambió, cortado, impreciso, entreverado pero parejo. Hicks cometió su tercera y se fue al banco, Leandro sacó la cara por los suyos mientras que Horsnby se despertó para los fusionados con un par de bombazos consecutivos pero el macabeo ajustó en defensa, corrió la cancha y abrió ocho (50-42) motivando el tiempo de Jauri. Pese a esto Boston fue gigante en las dos pinturas, Parodi jugó e hizo jugar, Sporting buscó descontar con Osimani, más dos libres de Haller sobre el final para irse abajo 59-54.

El macabeo salió dormido para jugar los últimos diez, todo lo contrario sucedió en los violetas, duros en defensa, buena conducción del Oso más goles desde el banco (Haller y Aristimuño) para poner un 8-0 y pasar 62-61. El desconcierto en Hebraica fue tal que estuvieron cinco minutos sin convertir (cachetazo y gol de Freeman). Los nervios jugaron su partido dentro del rectángulo de juego, tiros apresurados en ambos, balones perdidos y malas decisiones reinaron en el flotante. Entre todo ese desconcierto Macabi se iluminó (triple de Leandro y bandeja de Hicks) y abrió cinco a falta de dos minutos 70-65. Cuando Hebraica necesitaba poner un paño frío al partido, Pereira le pitó un técnico a Leandro pero Defensor no lo aprovechó, perdió la bola y Hebraica respondió con gol de Freeman.  Esta ventaja tranquilizadora le sirvió para manejar el cierre, Defensor Sporting no supo culminar las ofensivas, los dirigidos por Zylbersztein fueron más y por eso ganaron en cifras finales de 79-69, triunfo más que importante para quebrar la balanza y poner a los suyos 3-2 arriba.

Estadísticas oficiales