Defensor Sporting derrotó a Hebraica Macabi por 71 – 66 y de esta forma pudo igualar la serie en dos juegos para cada lado, luego de estar 0-2.

Comienzo netamente favorable al elenco fusionado con goleo repartido, destacándose Robert Hornsby al inicio, y una defensa férrea sobre los perimetrales macabeos para sacudir de entrada y obligar al minuto a Leonardo Zylbersztein. Tiempo el cual sirvió para que su equipo reaccionara, con los foráneos Hicks y Freeman quienes fueron los que tomaron la batuta para recortar distancias y posteriormente igualar las acciones en 16 puntos por lado al cabo del primer chico.

Flojo arranque del segundo cuarto, con casi nulas ideas en ofensiva en los dos contendientes, lo cual dejó un pálido parcial de 2-2 en casi tres minutos de juego. Tras un triple de Luciano Parodi, Gerardo Jauri decidió pedir tiempo para volver a tomar las riendas del compromiso sin embargo el resultado no fue el esperado. Los de la calle Jaime Zudañez entraron en un bache importante el cual le permitió a Hebraica encontrar su mejor momento en el match. Fue solidario e inteligente en ofensiva, aprovechó los horrores defensivos de Defensor Sporting para abrir 13. Con destaques individuales de Federico Haller la viola pudo disminuir la renta a ocho unidades de cara al descanso largo, 36 – 28.

El complemento se pintó de violeta de la mano de un incontrolable Jasper Johnson que lastimó de todas las formas posibles a un Macabi que entró perdido al rectángulo de juego y vio como su ventaja se diluía al punto de pasar a perder. El cotejo se transformó en un partidazo por lo parejo, por lo emotivo, pero sin dudas no por lo basquetbolistico ya que seguían dejando mucho que desear. No fue buena la noche de Martín Osimani ni tampoco de Luciano Parodi lo cual es el reflejo del mal juego de ambos. Un mejor cierre del chico por parte de los de la calle Camacuá le permitió retomar la punta en el score e irse arriba 49 a 47 al cabo de 30 minutos.

La tónica no varió al comienzo del último cuarto. La imprecisión fue moneda corriente a lo largo de todo el compromiso. Pero desde la banca fusionada apareció Andrés Aristimuño para devolverle el liderazgo a su equipo con cinco puntos de manera consecutiva. Michael Hicks era quien bancaba en ofensiva a los dirigidos por Zylbersztein. Cuando aparecíeron un par de dobles consecutivos de Parodi para empatar, otra vez Jasper Johnson a puro triple hizo enloquecer a la parcialidad fusionada y silenciar a la macabea. Ya con el desfile de jugadores por quinta falta personal solo tuvieron que esperar a que el reloj llegara a cero para decretar finalmente la igualdad en la serie final en dos juegos por bando.

Estadísticas oficiales