Defensor Sporting Club se quedó con la tercera final ganándole 100-82 a Hebraica y Macabi y de esta forma se puso 2-1 abajo en la serie.

Por Alvin Montes de Oca

Los dirigidos por Gerardo Jauri saltaron a la cancha con Marcos Cabot, Martin Osimani, Robert Hornsby, Jasper Johnson y Kiril Wachsmann. En tanto los cinco de Hebraica fueron Luciano Parodi, Leandro García Morales, Michael Hicks, Rashaun Freeman y Jimmy Boston bajo la dirección técnica del Leonardo Zylbersztein.

El primer minuto y medio de partido fue chato, con ataques sucios y muchos errores, tanto en pases como en tiros. Luego de este periodo de tiempo que no hubo puntos, comenzó el partido para ambos, intercambiaban dobles pero se comenzaba a notar una leve supremacía del fusionado, consecuencia de una buena defensa que les permitió correr la cancha. Penetrando fácilmente Defensor en tan solo cuatro minutos convirtió 18 puntos y sacó 7, lo que obligó el tiempo de Zylbersztein.

El macabeo seguía sin ideas, quedaba desnivelado en la marca y los internos de la viola anotaban con facilidad. Si bien Hebraica con los minutos pudo acomodarse en cancha, Con un doble y falta de Martin Osimani sobre los 24 que hizo poner de pie a toda la tribuna, el fusionado seguía alargando la diferencia. Zuvich con el cuarto terminado tuvo dos libres para su equipo que desaprovechó y terminaron abajo por 9 (27-18)-

El segundo periodo fue reflejo del inicio del encuentro, muy imprecisos, pero en esta oportunidad se destacaba la fuerte defensa de ambos. El macabeo aprovechó mejor las fallas de su rival, y corriendo la cancha puso un 9-2 que lo puso a un doble. Jauri no dudo en pedir el minuto.
Mientras las quejas se ganaban el protagonismo del partido, en la cancha Federico Haller convirtió los 9 puntos de su equipo en el cuarto hasta ese momento y le daba cierto aire al fusionado. El hebreo no se destacaba en su juego colectivo, y tampoco aparecían sus figuras y así la viola estiraba diferencias. Mientras en uno no aparecían sus foráneos, en el otro Hornsby colocó un triple, y sobre la chicharra llegó otro de Johnson que ilusionaba a la hinchada con el 2-1. Defensor terminó el primer tiempo 45-37 arriba.

Luego del descanso largo las cosas comenzaron parejas pero con un Parodi encendido desde los 6.75, con Freeman que empezaba a desnivelar en la pintura y un técnico a Jauri que ayudó, el macabeo se puso a dos puntos y obligó al minuto de tiempo que surtió efecto ya que le permitió una vez más a los del Parque Rodó sacar 9. La hinchada del violeta comenzaba a cantar y arengar a sus jugadores que motivados terminaron el cuarto 13 puntos arriba.

Defensor no quería que le pasara lo mismo que en la segunda final, y así fue que salió a liquidar el partido, con un Hornsby inspirado colocó un 6-0 que a falta de 8:26 lo dejaba bien parado de cara al final. El fusionado jugaba con su mejor aliado que era el tiempo, y de los errores de Hebraica que se apuraba, corría la cancha y convertía puntos fáciles, o terminaba en la línea de libre, donde tuvo buenos porcentajes.

A falta de 4 minutos el partido ya estaba cerrado, la diferencia era de 18, y por más que intentaran los dirigidos por Zylbersztein, siempre aparecía alguien para volver a estirar la diferencia. Solo restaba esperar que terminara el encuentro.

La clave en la victoria de Defensor fue la defensa, que bajó los puntos de Hebraica en partidos anteriores y cuando tuvo que cerrarlo, lo hizo. Varios jugadores levantaron su nivel y el juego en equipo fue fundamental.

En el fusionado se destacaron Kiril Wachsmann con 21 puntos y 9 rebotes, y el doble doble de Osimani con 20 puntos y 13 asistencias. Mientras que en Macabi, resaltaron los 14 puntos de Salvador Zanotta desde el banco.

Estadísticas oficiales