El “Maestro” Tabárez convenció a todos que el camino es la recompensa.  Ahora, de la mano de Marcelo Signorelli y su equipo, el básquet inicia su camino con la citación de 30 jugadores jóvenes. 

Antes que nada, debemos destacar el aspecto positivo de que la Selección comience un nuevo proceso apostando al futuro y a la renovación. Independientemente del próximo Sudamericano, se está proyectando realmente a futuro.

La lista incluye jugadores de las generaciones 98 a 94 (Juveniles y Sub 23), además de tres internos de la generación 93, que ya no son Sub 23. Parece lógico que ante la carencia de altura que es habitual en nuestro básquet se incluyan estos jugadores.

Tomando esto en cuenta, lo primero que pensamos es si hay alguna ausencia que llame la atención.  Es evidente que Luciano Parodi será convocado con los mayores, y por otra parte quedó claro que la no citación de Agustín Zuvich se debe a que, por ser argentino, ocupa ficha de nacionalizado en la Selección.  Por tanto, no hay ausencias sorpresivas.

Un rápido análisis de la convocatoria nos muestra un aspecto clave.  Más de dos tercios de los jugadores convocados han tenido oportunidades con sus clubes a nivel de Liga Uruguaya o Metropolitano, lo que seguramente les posibilitó crecer, pero también mostrarse.

Quizá algunas instituciones que cuestionan si algunos de sus jugadores no habrían podido tener lugar en la lista, deberían considerar si internamente le han dado ese lugar que ahora consideran que merece tener.

Bajo esta óptica, el único jugador que se nos ocurre que pudo estar es Martín Perdomo.  Quizá aspectos relacionados con la proyección y el juego internacional hicieron al cuerpo técnico preferir otros bases, sin dudas el puesto donde potencialmente Uruguay tiene más jugadores.    Considerando la salvedad realizada para los internos ’93, quizá Santiago Ramírez pudo estar también.

En el caso de otros jugadores, deben haberse ganado su lugar en las Selecciones formativas.  El caso más claro son los cuatro integrantes de la Selección U17 del año pasado que fueron convocados.

Es cierto que algunos integrantes de esa y otras Selecciones pudieron estar y no les tocó todavía.  También puede haber jugadores que podrían estar en esta lista, pero que por ocupar los últimos espacios del banco en sus equipos no pueden ser ni siquiera conocidos por el cuerpo técnico de la Selección, o que la experiencia que otros han tenido y ellos no, los deja en segundo plano.

Por otra parte, varios son los nombres que aparecen y no habían vestido la remera celeste en Formativas. Esto muestra que la citación contempla la realidad actual, en donde algunos jugadores han crecido de lo que eran en Formativas, y otros no se han desarrollado tanto.

Para alimentar la importancia del contacto de la Selección con el interior, es importante destacar el casi un tercio de los jugadores llamados proviene del litoral, destacándose los cinco salteños.

Hace años venimos viendo que se retiran jugadores y no tenemos sustitutos.  A falta de García Morales y Mazzarino, no tenemos escoltas en la Selección.  El relevo del “Pica” Aguiar siempre es un problema porque parece que “no hay aleros”.  En esta lista, aparecen jugadores en estos puestos con proyección, con la intención de ser trabajados y desarrollados.  Aplaudamos el hecho de que tenemos materia prima para pulir y formar la Selección por los próximos años.

Y lo más importante es que, como cualquier Selección, son grupos abiertos, en donde el cuerpo técnico seguramente estará siempre a la espera de que algún jugador le llame su atención para incluirlo en este proceso de trabajo.

Por último, vale decir que siempre hay un matiz subjetivo dado por el cuerpo técnico, que debe ser respetado.  Y a pesar del debate que siempre existe, la Selección nos representa a todos, y es importante apoyar, cada uno desde el lugar en que le toca estar.

Repasá la lista complet de jugadores citados