El partido entre Hebraica Macabi y Defensor Sporting no tuvo clima de final.

No son equipos de hinchadas numerosas y bullangueras, tampoco se arrimó gente de básquetbol, no hubo más de 1500 personas mirando el partido que dio inicio a las finales de la Liga Uruguaya.

Quizás fue el trámite con Hebraica como dominador, lo controló de principio a fin. Pero el público nunca se metió de lleno en el encuentro, no vibró. Faltó emoción.

El espectáculo también bajó su producción respecto a otras ediciones. Solo hubo presentación olímpica con participación de los pibes de formativas de ambos clubes en una foto conjunta.

Veníamos de años con espectáculos en vivo, mapping, luces y demás. Nos malacostumbramos a producciones de alto nivel que no repitieron. Una lástima, le daba un marco distinto.

Recién fue la primera, pueden quedar hasta seis más, ojalá se eleve el calor y color en las tribunas.