Biguá venció con luz a Welcome, Atenas de forma agónica a Larrañaga y se suspendió Verdirrojo-Trouville en el Cerro cuando todo pintaba para el elenco de Pocitos.

Biguá 86-72 Welcome

El Pato sigue demostrando que es un equipo que va a pelear por el título. Segundo triunfo en igual cantidad de presentaciones ante un Welcome que había debutado con triunfo ante Yale.

Los de Villa Biarritz fueron superiores durante gran parte del encuentro para sumar una victoria que fue un tanto cómoda y que le permite mantener el invicto.

El grupo quedó de la siguiente manera: Biguá 2/0, Montevideo y Welcome 1/1 y Yale 0/2.

Atenas 70-68 Larrañaga

Partidazo en el Antonio María Borderes, con emoción hasta el final. Comenzó mejor Atenas con parcial de 11-2, el local colocó tres triples (dos de Mauro Zubiaurre) para marcar la cancha de entrada. De todas formas se vino Larrañaga, el crecimiento continuó en el segundo cuarto con la dupla Galletto y Santiago Álvarez jugando de frente al aro. La visita terminó arriba 36-31 el primer tiempo.

El complemento tuvo la tónica de que los de Gonzalo Fernández se mantenían arriba dentro de un trámite parejo, Felipe Camejo se sumaba a los buenos minutos de las dos figuras, además estaba la prolijidad en el manejo de Mateo Sarni, por una arriba el milrayita de cara al último.

En el último Larrañaga llegó a sacar 7 puntos, pero Atenas mejoró la defensa y de la mano de Lucas Lepiani y Facundo Alonso volvió a ponerse en juego. Las alas negras pasaron, ganaban por tres faltando 15 segundos, pero Juan Galletto la pudrió de 6.75 para igualar el juego.

Repuso el dueño de casa y el destino marcó que la definiera uno de los más jóvenes, con 1.4 segundos por jugar Nicolás Tinte puso el doble que le dio el triunfo y el delirio a todo Atenas. Final 70-68.

El grupo lo lidera Malvín (2/0), lo siguen Atenas y Larrañaga (1/1) y cierra Larre Borges (0/2).

Verdirrojo – Trouville (Suspendido)

No hubo chicharra final en el Cerro. Fue un encuentro que dominó completamente el local, que estuvo arriba toda la noche manejando rentas cortas que llegaron a ser hasta de 9 puntos al término del primer tiempo (36/27).

Trouville logró pasar faltando 14 segundos, ganaba el rojo 62-61 cuando a falta de 1.09 segundos debía reponer el elenco locatario para intentar el milagro ganarlo.
El clima estaba algo caliente en las tribunas, y hubo algún entredicho entre padres de ambos equipos que no llegó a mayores, aún así los jueces decidieron suspenderlo. En el formulario estamparon: “invasión de ambas parcialidades”