A las 21:30 se juega el cuarto partido entre Trouville – Hebraica y Macabi, si el rojo de la calle Alejandro Chucarro logra el triunfo se mete en la final de la Liga Uruguaya de Básquetbol.

No hay 35 puntos de diferencia entre estos planteles como ocurrió el martes de semana de turismo. Fue una noche redonda de Trouville en todos sus aspectos, y muy magra del macabeo. Los dirigidos por Álvaro Tito, tienen la ventaja de los centímetros en la pintura con Kevin Young y Nicolás Borselino, problema que Hebraica supo defender en el segundo encuentro, y que sin Sebastián Izaguirre se la ha hecho cuesta arriba. En tanto el rojo, tiene otras alternativas del banco de suplentes que han respondido de buena manera, Manuel Romero, Martín Aguilera, Claudio Bascou y Alex López, todos aportan cuando tienen su momento en cancha y esa es una virtud que puede explotar ante el rival.

En tanto Hebraica, anímicamente se fue muy golpeado del Palacio, y la jerarquía de revertir esa imagen por temas externos al básquetbol hizo que esperaran 10 días. Los perimetrales deben tener una buena noche en las ayudas en el bloqueo defensivo, además de ser lo más efectivo posibles en el aro contrario. Mikael Hicks es la pieza clave, y Rashaun Freeman controlar a Kevin Young que es el gran adversario en el poste bajo. Si eso ocurre el macabeo tiene posibilidad de empardar la serie 2-2 y estirar a un quinto juego.

Arbitran Héctor Uslenghi, Adrián Vázquez y Nelson Infante.