En un partido que estuvo plagado de emociones Trouville se quedó con el pasaje a las semifinales tras ganarle a Urunday Universitario por cifras de 83-73.

Desde el primer minuto se notó que para los dos era una “final”, nerviosismo en las tribunas, pero no así dentro del rectángulo de juego. El rojo de Pocitos salió a buscar el partido en la pintura con Young y Borselino mientras que el estudioso lo hizo desde el perímetro con los Taboada. Los muchachos de Álvaro Tito abrieron renta de seis (16-10) y eso motivó a Da Prá a pedir tiempo para corregir. A la vuelta del mismo la bola no quiso entrar para Urunday mientras que enfrente se encendió Mc Gowan con penetraciones y tiros desde la cabeza de la llave, esto le permitió estirar diferencias, tanto es así que se fueron 12 arriba los primeros diez minutos, 29-17

El segundo chico se dio un tanto impreciso con malas decisiones en ofensiva, Vidal manejó mejor los hilos y le dio máxima de 14 a los suyos. La claridad no estuvo en Urunday porque Aguilera defendió duro sobre Emilio mientras que el Pepo lo hizo con Jhonson, aislando a Leandro en ataque ya que Sweetney alternó buenas y malas. Cuando quedaba 6:20 Shaquille cacheteó una bola en ofensiva, cayó duro contra el parquet, abandonó la cancha para no volver. A partir de ahí el partido se estancó en 33-23, los dos erraron mucho, la defensa en zona de Urunday fue efectiva y en ataque Emilio puso un 5-0 para achicar. El último minuto del primer tiempo fue un calco del partido anterior dos bombazos de Izuibejeres más bandeja de Aguilera para poner un 8-0 e irse arriba 41-30.

El descanso largo despertó a Urunday que plantado en zona se hizo grande, Vidal terminó todas las ofensivas en el embudo estudioso perdiendo balones. Los dirigidos por el odontólogo con transiciones rápidas y los Taboada como estandartes pusieron un 12-2 y achicaron a uno. El partido tomó voltaje, ganó en roce, el nerviosismo ahora si se vivió en el campo de juego, muchas antideportivas y malas intenciones en los dos equipos. A todo esto Mc Gowan apareció, tranquilo, sereno, con puntos clave para estirar las diferencias, con Manuel Romero como aliado en ataque pero brindando todo en defensa. Emilio perdió la cadena con una antideportiva y un técnico que le permitió al Rojo abrir nueve, 58-49. El cierre fue un mano a mano entre el Gallego Romero y Leandro Taboada, Trouville se fue arriba 65-57.

Urunday salió con todo, defensa dura de Leandro Taboada que marcó espejo a Izuibejeres y el capitán del Rojo no entró en contacto con la bola  El elenco verde no pudo aguantar la buena defensa, Trouville rotó bien la bola, asistió a Young, Mc Gowan siguió con buenos ataques hacia el aro y rápidamente abrió 11, 72-61. Pero los de la Avenida Joaquín Suárez nunca bajaron los brazos, triple de Leandro, otro de Pablo Morales más libres de Emilio y un 8-0 para agregarle suspenso al tramo final. Las ofensivas del rojo quedaron exclusivamente a merced de McGowan quien fue el más claro, mientras que Morales puso otro bombazo y achicó a dos (74-72). El tramo final se vivió con nerviosismo pero Trouville sacó chapa, los kilos de Young fueron fundamentales para ganar rebotes en ataque y estirar la renta, Urunday luchó pero no pudo, se fue de pie de esta LUB con un gran trabajo. El marcador final fue de 83-73 para el Rojo que el lunes se medirá con Hebraica y Macabi por las semis.