Biguá derrotó 96 a 90 a Defensor Sporting con un último cuarto de ensueño (33-16), el cuál le permitió salvar lo que había sido un mal partido y estirar la serie al menos un juego más.

Comienzo parejo pero con leve supremacía para el fusionado, que apostaba más al lanzamiento exterior de la mano de un intratable Marcos Cabot, secundado por Robert Hornsby, que anulaban la zona 2-3 que planteaba el elenco de Villa Biarritz. Este último, se enfocó más en poner la bola adentro con Emiliano Bastón y sacar provecho a la velocidad de Akeen Scott para los contragolpes. A medida que pasaban los minutos los dirigidos por Gerardo Jauri crecieron en su juego, aprovechando las oportunidades de segunda pelota y buenas lecturas a la hora de ejecutar sus lanzamientos para que con sólidos argumentos se llevaran los diez iniciales en cifras de 28 a 20.

Emiliano Giano tuvo un gran ingreso desde el banco para poder mantener en partido a Biguá que sufría permanentemente a Marcos Cabot que lastimaba de todos lados a su rival. Sin embargo, Defensor Sporting abría la máxima hasta el momento de 12 puntos con su figura descansando en el banco de suplentes. El tiro desde los 6.75 era la única arma que encontraban los conducidos por Edgardo Kogan, mientras que la viola, con los estandartes de Cabot en la fase anotadora y Kiril Wachsmann siendo el basurero del equipo, dando segundas oportunidades y ejerciendo un gran labor defensivo, siguió a paso firme para irse arriba 49 a 39 de cara al descanso largo.

Poco cambio el trámite del juego en el complemento. Los de la calle Jaime Zudáñez continuaron con la amplia supremacía sobre el pato. Martín Osimani comenzó a tomar protagonismo en el partido siendo clave en el goleo y en la elaboración, por su parte, los de Villa Biarritz seguían con la monotonía del tiro exterior como única vía de anotación, tenían en cancha al jamaiquino Scott que no estaba nada claro y por si fuese poco, volvían a sucumbir ante los triples de Marcos Cabot que permitía que el fusionado saque 15 puntos de renta a falta de menos de un minuto para el final del chico. Cuatro libres de forma consecutivos convertidos por Benjamin Puckett descontaron la diferencia y permitió dejar la puerta entre abierta para el último periodo a pesar de no jugar bien, 74 a 63.

Al inicio del chico final parecía que esa puerta se iba a cerrar definitivamente, ya que Defensor Sporting seguía jugando mejor, encontraba una solución importante en Osimani y Federico Haller, además de esporádicas apariciones de Cabot abriendo hasta 16 unidades de renta. Pero, el pato no quería despedirse de la Liga así nomas. Emiliano Bastón, Benjamin Puckett y Akeen Scott, en ese orden, fueron los artífices de que los de la calle Vazquez Ledesma metieran una reacción impensada por lo que era el trámite del juego para dar vuelta el score. Sobre todo el oriundo de Salto, colocando triples vitales y machacando en la pintura. En un cierre apasionante, en donde Biguá lo dominó en todas la líneas, hizo posible que un conjunto que se vio superado durante 30 minutos, logre ganar con rebeldía y categoría en cifras de 96 a 90.

Estadísticas oficiales

[Best_Wordpress_Gallery id=”142″ gal_title=”Partido 3 – Defensor-Biguá”]