Basquet Total comienza a analizar las series de cuartos de final, en esta oportunidad: Defensor Sporting - Biguá.

Defensor Sporting se quedó con el 1 de la Superliga con un record de 11-3, con la particularidad de que el “Pato” fue uno de los pocos que pudo vencerlo.

Biguá, por su parte, cosechó tan solo dos victorias (ante Defensor y Larre Borges), y cerró último la Superliga. Luego de esto, se impuso en ambos juegos ante Olimpia.

Defensor Sporting comparte con Goes el ser uno de los equipos que reciben menos puntos, con una media de 80 por partido. Además, es el segundo más goleador luego de Hebraica con 86 tantos a favor. Por el contrario, el conjunto de Villa Biarritz es el que menos ha convertido (78 puntos en promedio), y el segundo más goleado con 86 en contra. La ventaja para el fusionado parece ser notoria en la previa.

Defensor es un equipo parejo, en donde la anotación también es bastante dividida. Si bien sus goleadores están en el perímetro con Marcos Cabot (17) y Robert Hornsby (16), son seguidos de cerca por Vargas (14), Haller (13) y Wachsmann (12). Su líder en asistencias es Martín Osimani (6) seguido por Marcos Cabot (3). En rebotes la figura es Wachsmann con 9 por partido.

El tiro exterior no es el fuerte de este equipo, donde se destaca casi exclusivamente Cabot con un 43,8%. Hornsby (35,4%), Álvarez (33,3%) y Haller (31,6%) son quienes pueden sumar desde los 6.75.

Por el lado de Biguá, es un equipo que cambió su estrategia y sólo jugó con Akeen Scott ante Olimpia. En dos partidos, fue el goleador de su equipo con 18 puntos como promedio, seguido por Benjamin Puckett con 16 y Joaquín Osimani con 13 puntos. El propio Scott se mostró buen asistidor (5,5), seguido por Juan Cambón (4,5) y Osimani (3,5).

Podría decirse que es un plantel “con buena mano”, ya que sus seis principales jugadores tienen buenos porcentajes. Se destacan Scott (45,5%), Pucket (44,7%) y Gonzalo Meira (43,5%); pero no es posible descuidar a Emiliano Bastón, Cambón ni Osimani.

Habrá que ver qué sucede con las rotaciones, ya que si bien Biguá ha utilizado muchos jugadores jóvenes, en los partidos decisivos los sub 23 tenidos en cuenta suelen ser Pereiras y Brause solamente. Por su parte Jauri ha estirado más el plantel, con una buena Liga de Andrés Aristimuño y los aportes que puedan dar Nessi y Guerra.

La ventaja parece ser de Defensor en varios rubros, aunque Biguá puede optar por el recurso de defensa zonal o combinada para intentar equilibrar las diferencias previas. Los famosos porcentajes en el Palacio Peñarol pueden ser un factor clave en esta serie.