El Oeste derrotó al Este en cifras de 196 a 173 y se quedó con la 65° edición del All-Star Game. El base de Oklahoma City Thunder, Russell Westbrook, fue elegido MVP del encuentro, galardón que obtiene por segundo año consecutivo. Además, Kobe Bryant recibió un merecido homenaje en su último Juego de las Estrellas.

Previo al arranque del juego se llevó a cabo un homenaje a Kobe Bryant, 18 veces All-Star y 5 veces campeón de la NBA. En el mismo se realizó un repaso a su carrera de 20 temporadas en la liga, narrado por Magic Johnson, leyenda de Los Angeles Lakers. Varias de las figuras del mejor baloncesto del mundo expresaron toda su admiración, hacia uno de los mejores jugadores de la historia.

Minutos más tarde del reconocimiento a Kobe llegó la hora de disfrutar del juego. Como suele pasar en este tipo de espectáculos, el encuentro suele ser un festival de jugadas fantásticas, que casi siempre terminan en una volcada sin ningún tipo de oposición defensiva. Dentro de dicho panorama, por el West Team se destacaban las jugadas de Kevin Durant y Russell Westbrook, mientras que por el East Team sobresalía la exuberancia de Paul George, que parecía tomarse muy en serio la cuestión.

En la mayoria de los All-Star Game, los equipos tratan de llegar al cierre con una cierta paridad, como para que los aficionados puedan disfrutar de un final emocionante. Sin embargo, este no sería el caso, ya que el Oeste mostró un gran nivel, pasando por arriba a su rival en la segunda mitad. Finalmente, el triunfo fue para los dirigidos por Gregg Popovich en cifras de 196 a 173, siendo Russell Westbrook el MVP del juego por segundo año consecutivo.

En el West Team se destacó el trabajo de Russell Westbrook, que aportó 31 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias, bien acompañado por Stephen Curry con 26 tantos. Por el lado del East Team, Paul George convirtió 41 unidades, incluyendo 9 triples. En su último All-Star Game, Kobe Bryant aportó 10 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias.