Horacio Martínez fue el encargado de formar el plantel de Malvín en la Liga de Desarrollo y tras gritar campeón, se arrimó a los micrófonos de Basquet Total y esto manifestó.

Merecida obtención del título: “Es un justo premio al trabajo de todo el año. Empezando desde los juveniles, el campeonato sub23 y ahora esta Liga de Desarrollo. A lo largo de todo el torneo, salvo al comienzo, estuvimos en las primeras colocaciones y por eso es que somos los justos vencedores”

Malvín, uno de los equipos que más apostó a esta competencia: “Lo mejor de esto es que no sólo le dimos importancia, sino que fuimos parte de la formación de esta liga. Nos peleamos en el buen sentido para que los chiquilines tengan competencia todo el año. Los juveniles un torneo más y los jugadores que están en el proceso de convertirse en mayores no sólo tengan ritmo cuando refuerzan a equipos de Metro sino que también lo puedan hacer defendiendo los colores de los clubes que los formaron”

Aspectos claves para campeonar: “Lo que tratamos de hacer tanto en juveniles, como en sub23 y en LIDE, es que no jueguen como el primero. Que tengan la mayor libertad posible, de hecho prácticamente jugamos sin sistemas. Basándonos en la lectura de juego, presionar toda la cancha y tratar de inculcarles mucho más la parte defensiva que la ofensiva”

Marcar al hombre, para no descansarse: “Esa es la idea, todo el año nuestra defensa madre y prácticamente exclusiva, fue el hombre al hombre. El defender individualmente, el no permitir que nos lleguen hasta al lado del aro. Y en ofensiva, mucha libertad, juego por concepto. Pocas cortinas a la pelota sino que más cortinas indirectas y por sobre todo que ellos tomen decisiones. No sólo contra defensa plantada sino que también en los contragolpes, nosotros entendemos que es la única manera para que ellos puedan llegar a primera. Porque el objetivo de estas categoría no es levantar una copa o cortar una red, lo prioritario de estas categorías es que puedan jugar a nivel profesional”