Santiago Pereira tuvo una destacada participación viniendo desde el banco en la victoria de Malvín por 84 a 77 sobre Biguá, en el cotejo correspondiente a la primera final de Liga de Desarrollo. Ya con el reloj en cero, conversó con Basquet Total.

Se hizo desear este partido: “La verdad que fue un triunfo muy sufrido en un partido muy esperado. Es todo más difícil cuando estás un mes parado. Pasó navidad, año nuevo, nos fuimos de vacaciones y eso se sintió mucho sobre todo en el comienzo. Estábamos con falta de rodaje, agotados, pero creo que con el pasar de los minutos nos fuimos sintiendo mejor y nos acomodamos a lo que Pablo (López) nos pedía”

Arrancaron muy bien, se quedaron y después volvieron con todo: “Los primeros cinco minutos jugamos perfecto. Defendiendo duro y corriendo la cancha, pero ya al final del primer cuarto y todo el segundo entramos en un bache importante en donde no nos salía nada. Por suerte después volvieron a entrar algunos triples, embocamos mucho en nuestra cancha y eso lo aprovechamos, además lo cerramos muy bien jugando tranquilos y metiendo los libres”

La triple base fue la solución, y ahí se destacó el entrevistado: “Con la triple base que utilizó el entrenador quedamos con un cuadro más chico en estatura pero a su vez más rápido y tirador. En mi caso las que pude tirar entraron y sirvieron para sacar esta final adelante. Todavía falta una, no hay que despistarse y tratar de liquidarlo en Biguá”