Urunday Universitario venció como local a Atenas en cifras de 97 a 74 y se mantiene como líder absoluto del Reclasificatorio. Los de Palermo quedaron al borde del abismo, esperando un milagro que les permita mantenerse en el círculo de privilegio.

En la avenida Joaquín Suárez se veían las caras dos equipos con presentes dispares. Por un lado Urunday Universitario, que se venía mostrando como el conjunto más sólido del Reclasificatorio y por otro Atenas, que llegaba con la necesidad de obtener un triunfo, que le permitiera tomar un poco de oxigeno, pensando en la recta final.

Los dirigidos por Héctor Da Prá saltaron a la cancha con Leandro Taboada, Shaquille Johnson, Emilio Taboada, Eryk Thomas y Diego Soarez. Mientras que los comandados por Martín Frydman comenzaron con Matías De Gouveia, Mauro Zubiaurre, Iván Loriente, el debutante Darius Rice y Willie Readus.

El encuentro presentó un comienzo sumamente entretenido, en el cual ambos equipos intercambiaban ataque por ataque. El dueño de casa intentaba lastimar con las penetraciones de Shaquille Johnson, mientras que la visita contaba con un inspirado Matías De Gouveia. En los cinco minutos finales del primer cuarto, el “estudioso” colocó un contundente parcial de 17-0, que le permitió abrir una importante ventaja de 28 a 11. En dicho pasaje del juego fue determinante el aporte de Eryk Thomas, anotando a media y larga distancia.

En el arranque del segundo periodo se mantuvo la tónica y los dirigidos por Héctor Da Prá continuaron imponiendo su ritmo de juego, corriendo constantemente la cancha, aprovechando al máximo las ventajas defensivas que le otorgaba el rival. En este cuarto, los de la avenida Suárez llegaron a manejar una renta de 28 unidades (52-24), siendo importante para ello el aporte de Emilio Taboada, que anotaba y repartía juego para sus compañeros. En los minutos finales de la primera mitad, los de Martín Frydman pusieron un 11-2 de la mano de Mauro Zubiaurre, para achicar la diferencia de cara al complemento.

En el comienzo del segundo tiempo, las “alas negras” intentaron concretar la reacción que habían iniciado sobre el cierre del segundo cuarto, sobretodo a base de impulsos individuales, ya que el juego colectivo no aparecía por ningún lado. Sin embargo, cada vez que conseguían achicar la brecha, el local respondía con un triple, que derrumbaba por completo cualquier intento de la visita. En el tercer periodo se destacó el trabajo de Leandro Taboada, que superó de buena manera la presión que ponía Atenas en la salida, a lo que le añadió alguna conversión en ataque.

El último cuarto estuvo absolutamente de sobra, ya que el juego se había liquidado con mucha anticipación. Por lo tanto, ambos entrenadores decidieron mandar a la cancha a los juveniles. Los suplente de los del Prado no bajaron la intensidad, lo que provocó que el resultado final fuese de 94 a 71, dejando en evidencia las claras diferencias que marcó en cancha un equipo sobre el otro.

En el ganador se destacó el trabajo de Shaquille Johnson, que anotó 23 puntos y capturó 9 rebotes, bien acompañado por Eryk Thomas, que convirtió 21 tantos. Por el lado del perdedor, Mauro Zubiaurre culminó como goleador con 19 unidades. El debutante Darius Rice tuvo un partido bastante flojo, tomando responsabilidades en ataque, pero siendo sumamente impreciso.

Con el triunfo obtenido esta noche, Urunday Universitario asegura prácticamente su permanencia en la Liga Uruguaya, mientras que Atenas ve muy complicada su continuidad, ya que no depende de si mismo, teniendo que ganar todos sus partidos, además de esperar por otros resultados.

El próximo encuentro de los del Prado será el viernes 15 cuando deba visitar a Bohemios, aunque el martes tendrá el pico ante Aguada, de un juego en el cual restan 2.08 para el cierre del tercer cuarto y que tiene al aguatero al frente en cifras de 59 a 46. Mientras que Atenas recibirá en su gimnasio a Olimpia el viernes, con la obligación de obtener la victoria, para mantenerse con vida.

Estadísticas oficiales