Olimpia venció 76-61 a Aguada en un partido desconocido del rojiverde en el que el elenco de Colón fue muy superior.

Gimnasio de Larre Borges, con menos público de lo esperado para la importancia del punto en disputa. Una final que Olimpia jugó como tal de principio a fin, fue justo ganador.

Comenzó muy intenso atrás, obligando a que Massie no definiera. Taylor se estrenó con un gol y foul que le dio confianza para ganar en las cercanías del aro. Quien ofició de local lastimó a partir del pick central, que generaron penetraciones de Elliot o asistencias bien jugadas de Silvarrey para los internos. Los de Colón comenzaron 14-7, ante un Aguada apático. Jennings salió con dos faltas, Dotti impuso rebeldía y Massie fue el que bancó, terminó el primero 16-11.

En el segundo Olimpia comenzó mal, pero rápidamente se volvió a encaminar con el ingreso de Garbarino por Agarbado. El rojiverde falló defensivamente. En ataque Melvin tiró mucho, la gente se impacientó. Elliot brilló, fue incontenible, creció Delgado y Silvarrey lastimó a distancia cuando Espíndola quiso implementar una zona que duró poco. Las alas rojas se fueron 38-24 al descanso largo.

El mejor momento de Aguada se dio en el inicio del complemento, corriendo la cancha, Jennings y Massie fueron protagonistas, apareció un triple con cierta fortuna de Magnone. Los de la Avenida San Martín se colocaron a 4. Melvin erró un penal para ponerse a dos.
Taylor madrugó a Massie un par de veces, le ganó la línea y le convirtió, el centro aguatero quedó con tres faltas y dejó de defender. Además cayó un triple clave de Garbarino. Con doble final del debutante Olimpia entró 56-47 al último.

Cuarto final donde los de Volcan ingresaron con todo, Elliot como estandarte y una daga de Garbarino para abrir 17. Juan Manuel se lo gritó a Jennings, venían con pica. Ricardo Olivera lo sancionó correctamente con un técnico, fue la quinta.

Aguada encontró en Dotti y Magnone los hombres que revolucionaron, fueron quienes quisieron más, entregaron todo a pesar de su joven edad. El rojiverde se colocó a 7 con conversión del sanducero tras robo a Tornaría.
Para que no quedaran dudas que el triunfo viajaba a Colón Silvarrey clavó la bomba que hizo estallar a la tribuna olimpista, lo liquidó el Bola. El rojiverde ya no tuvo respuestas.

Lo ganó Olimpia, de principio a fin. En el cierre hubo algún insulto de la gente de Aguada cuando se iba el plantel de la máquina blanca, no pasó a mayores.

Estadísticas oficiales