En bases, vimos que hay recambio. Pero, ¿qué pasa entre los aleros e internos? Continuamos analizando la incursión de los jugadores jóvenes en nuestra Liga durante 2015. Segunda parte.

Para continuar el repaso, la primera salvedad que debemos hacer es que hicimos una separación arbitraria en lo que refiere a puestos, ya que algunos jugadores se desempeñan en varias posiciones.

Dicho esto, es el turno de los aleros:

Coloquemos en el primer grupo aquellos jugadores que ya habían tenido participación importante tanto en Liga como en el Metro pasado: Rodrigo Brause y Octavio Medina (solo LUB).

Para seguir, hay que destacar lo de Facundo Medina. No sólo por el gran Metro que hizo, sino porque logró confirmarlo en la Liga. No le pesó ser el recambio de García Morales ni que su club sea candidato. Pero lo más importante, bancó el no jugar, el jugar poco, para entrar siempre a rendir y ser un recambio de lujo. Un tirador nato, que ha crecido tanto en lo defensivo como en el juego de rompimiento.

Existe un grupo muy especial, ya que está conformado por jugadores muy jóvenes. Santiago Rocha aprovechó la oportunidad y no se intimidó, Mateo Suárez demostró sus buenas condiciones técnicas y su desarrollo físico, y Juan Ignacio Ducasse comenzó a sumar experiencia de Liga a uno de los proyectos más interesantes de nuestro básquetbol.

Tal como en los bases, hay jugadores que estuvieron en el Metro pero aún no han tenido tanto protagonismo en la Liga: Matías Nicoletti, Santiago Álvarez y Mateo López. Incluso han tenido buenos minutos, el caso del último clave ante rivales que son “candidatos”. Podríamos sumar a Christian Pereira, por más que no jugó Metro.

Vuelve a ser difícil de analizar el caso de Rodrigo López, pero también es evidente que el protagonismo que pudo asumir seguramente le otorgue ventajas para lo que viene.

Para cerrar con este puesto, es más que positivo el retorno de Imanol Asaravicius a la Liga. Un jugador con condiciones físicas envidiables, y cuyo trabajo y crecimiento no merecían que estuviera por fuera de este ambiente.

Pasando a los internos, siempre se dice que nuestro gran problema es la falta de altura. Aunque, quizá, el inconveniente es la falta de cuidado con los jugadores grandes. Sus oportunidades se reducen, todos los equipos tienen uno o dos extranjeros en este puesto. Pero repasemos los siete jugadores que han tenido minutos reales en esta posición.

Entre los que más minutos han tenido, Santiago Ramírez ha sido capaz de destacarse “bailando con la más fea”, teniendo actuaciones más que positivas independientemente de los resultados. A su vez, Hernando Cáceres ha tenido buenos rendimientos y es un interno con muy buen porcentaje en tiro exterior.

Con un primer semestre de Metro y entrenamientos de Selección, Ignacio Guerra es de los mejores proyectos, aprovechó la oportunidad que le dieron las lesiones, de la misma forma que lo hizo en el Metro. Siempre lo hace. Por el contrario, Gonzalo Iglesias aún no ha logrado una estabilidad en su rendimiento, pero está teniendo oportunidades y demuestra “chispazos” que no pueden desperdiciarse en nuestro básquetbol.

Los que quedan son casos diversos. Agustín Zuvich quizá no ha tenido el destaque de la Liga anterior, pero se destaca por su entrega y su trabajo defensivo. El joven Edison Espinosa tuvo un gran inicio de Liga, pero luego las circunstancias lo dejaron fuera de la Liga y no retomó aquel rol. En contraposición, Agustín Cabillón creció durante la Liga, demostrando actitud, temple y aplicación al rol. Ojalá el próximo Metro le brinde la oportunidad de jugar con continuidad y mayor protagonismo.

En resumen: hay renovación, hay futuro. Hay proyectos y jugadores con presente. Y lo demuestran en cada una de las fechas de la Liga Uruguaya.