En medio de tanto festejo, se pudo quitarle un par de preguntas a una de las figuras de 25, esto dijo Nicolás Ibarra.

Segundo ascenso consecutivo siendo clave, esta vez con un bombazo tremendo: “Me había quedado con la sangre en el ojo por los dos libres fallados, el cansancio, sudor y la presión me jugaron una mala pasada y quería tirar esa bola, y por suerte otra vez con el ángel que tengo arriba la volví a meter. Estoy agradecido totalmente, una alegría tremenda ya que es mi sexto ascenso”

El Mercedario no se achica en los finales: “Es verdad, me gustan mucho estas clases de partidos y cuando esto pasa y vez la fiesta que generaste, ver a mi familia es lo mejor que me puede pasar” sentenció.